Logo La República

Miércoles, 8 de diciembre de 2021



FORO DE LECTORES


Impuesto mínimo global, una mirada a decisiones mundiales

Jorge Eduardo Araya Sánchez redaccion@larepublica.net | Miércoles 27 octubre, 2021

Jorge Eduardo Araya Sánchez

Lic. Jorge Eduardo Araya Sánchez,

Docente de la Carrera de Contaduría Pública de la Universidad Fidélitas

En los últimos días hemos escuchado algunas noticias sobre el tema del Impuesto Mínimo Global, tanto desde la perspectiva de los países más industrializados del mundo organizados en la G7, como de los países de la OCDE a la cual nuestro país está acreditado.

El antecedente más importante de este tema se encuentra en la Globalización Mundial de los negocios, que han pasado de economías locales a estructuras internacionales, basados en esquemas de producción global, mercadeo global y distribución internacional de sus productos a los diferentes mercados de consumo.

No es lejano para todos, entender que este fenómeno de decisión de las grandes empresas corporativas mundiales de descentralizar sus operaciones se basa en el sistema de economías a escala, que busca que la inversión de recursos sea más eficaz y eficiente, esto en términos de lograr los mismos productos y su calidad, pero a los menores costos posibles, lo que generaría mejoras en sus niveles de rentabilidad y ganancias.

No es de extrañar por tanto que las empresas transnacionales busquen adicionalmente a esta estrategia, una opción más para incrementar el retorno de sus inversiones a través de la generación de escudos fiscales, de forma que el modelo de negocio matriz-subsidiaria, le permita generar el pago de impuestos menores en los países donde operan y evitan el pago de impuestos más altos que en sus países de origen.

Según la revista electrónica xataka.com, son dos los grandes objetivos que busca tanto el G7 como la OCDE:

1. “Reducir las confrontaciones de los países con las multinacionales a la hora de decidir dónde tributar.”

2. “El gran objetivo de los grandes países es evitar los paraísos fiscales en la medida de lo posible. Regiones con impuestos relativamente altos han indicado en más de una ocasión que estos paraísos fiscales les ha impedido financiar inversiones cruciales en sus propios países.” (1)

3. Como un tercer objetivo señalamos nosotros, que la OCDE se fija una meta de generar cerca de $150 mil millones en ingresos anuales tributarios globales adicionales.

La propuesta aprobada el pasado 5 de junio por los Ministros de Finanzas del G7, es impulsar un impuesto corporativo mínimo global del 15% a las empresas multinacionales, cuya facturación anual sea superior a los 890 millones de dólares, igualmente la OCDE logra un consenso entre “130 países y jurisdicciones, que representan más del 90% del PIB mundial, se unieron a la Declaración estableciendo un nuevo marco para la reforma tributaria internacional.” (2)

Para efectos de nuestro país se tendrán que tomar en cuenta tres situaciones particulares:

1. Empresas multinacionales que funcionan exentas del impuesto a las rentas bajo el régimen de Zona Franca. Estas empresas son generadores de riqueza en Costa Rica y al utilizar nuestros bienes y servicios, dan trabajo y asumen cargas sociales, no están obligadas, según este modelo a cancelar impuestos a sus utilidades, ya que su función es ser subsidiarias y trasladan bienes finales o intermedios y servicios a sus empresas matrices a los precios de costos de estos.

2. Empresas transnacionales que tienen subsidiarias en Costa Rica. El tema en este punto es que estas empresas están sujetas a una tarifa del 30% en nuestro país y por tanto adoptar esta medida nos dejará con una reducción del 15% de los ingresos fiscales, por otro lado, no adoptar esta medida es una mala promoción a la salida de nuestro país a este tipo de empresas.

3. Empresas costarricenses que tengan subsidiarias en el extranjero, se verán directamente beneficiadas en países donde se aplica reducción o desbeneficiadas, al contrario.

Definitivamente nuestro país tendrá que tomar decisiones a nivel de esta propuesta considerando:

1. Pertenecemos a la OCDE y las medidas globales de esta serán consideradas como necesariamente implementables.

2. Las empresas afectadas deben tener niveles de ingresos brutos superiores al monto indicado.

3. Se requiere de un cuidadoso estudio por parte de las autoridades fiscales de nuestro país para considerar la situación de los tres tipos de empresas indicadas, se deben detallar los posibles efectos y consecuencias en cada caso para no alterar e imponer nuevas estructuras impositivas que impliquen el cierre de operaciones, sobre todo en el caso de las Zonas Francas.

4. Es urgente la toma de decesiones país, no hacerlo y adoptar el modelo del impuesto mínimo global podría traer consigo que empresas nacionales busque llevar sus inversiones a otros países, donde si aplicase la tarifa del 15% y por tanto se lleven importantes motores de producción y riqueza, generación de fuentes de empleo, manteamiento de nuestro régimen de seguridad social y en general fuentes de inversión hacia otros destinos.

Es indudable que el mundo globalizado nos “obliga” a adoptar medidas que la mayoría de los países si está dispuesta a seguir, es indudable que tanto en lo político y en lo económico nos enfrentamos en este tema a un reto enorme de modificar y adoptar nuestros sistemas impositivos a esta fuerte tendencia mundial, no hacerlo nos pone al filo de un peligroso precipicio al que podemos evitar caer.

Referencias:

(1) https://www.xataka.com/empresas-y-economia/130-paises-llegan-a-acuerdo-para-impuesto-minimo-global-multinacionales-tendran-que-pagar-15-impuestos

(2) https://www.oecd.org/newsroom/130-countries-and-jurisdictions-join-bold-new-framework-for-international-tax-reform.html






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.