Impuesto al combustible se lleva ¢510 mil millones en 2017
Enviar

El impuesto más “amado” por los costarricenses, el de los combustibles, recaudó ¢510 mil millones en 2017.

La cifra es un 8% más alta que en 2016, cuando se recaudaron ¢473 mil millones.

Estos valores lo convierten en el tercer tributo más recaudador, lo que demuestra de manera contundente la dependencia de los combustibles que tiene el Estado costarricense para sufragar sus gastos.

Las razones para el aumento hay que buscarlas en el incremento del tipo de cambio, de la demanda, el alza del precio internacional, y la inflación, que impacta directamente en el valor del tributo.

El total recaudado por Hacienda fue de ¢4,4 billones.

La carga a los ingresos y utilidades, más conocido como renta, recaudó ¢1,5 billones y creció un 10,3%, impulsado, sobre todo, por la presión a las empresas.

El impuesto a las ventas creció un magro 2,8% y recaudó ¢1,4 billones.

Pero no todos los tributos dieron resultados positivos.

Los impuestos al consumo cayeron un 4,5%, pasando de ¢255 mil millones a ¢244 mil millones.

En tanto la recaudación por el gravamen a las importaciones se redujo un 3,4%, al pasar de ¢185 mil millones a ¢179 mil millones.

Las causas hay que buscarlas en el mal devenir de la economía costarricense y en el aumento del tipo de cambio.

Recordemos que durante los diez primeros meses de 2017 el crecimiento de la economía fue tornándose más lento, torciendo esta tendencia recién en noviembre (aunque resta conocer los datos de diciembre).

Por otro lado, el tipo de cambio sumó ¢10 en 2017 y generó altos grados de incertidumbre durante el año, cuando incluso llegó a tocar los ¢600 por dólar, cuestión que afectó las decisiones de los compradores y los importadores, sobre todo en el rubro automotor.



Ver comentarios