Enviar
Jueves 20 Abril, 2017

Impuesto a vehículos contaminantes: ¿Qué podemos aprender de Friburgo?

Priscilla Sánchez Conejo
Abogada

Este 22 de abril, se cumplirá un año de la firma del Acuerdo de París. En dicho acuerdo, también suscrito por Costa Rica, los países se comprometieron a ejecutar acciones para mitigar los efectos del cambio climático. En acatamiento a lo anterior, la Asamblea Legislativa propuso el proyecto de ley N°20227 el cual pretende mediante cinco artículos y en un plazo de 12 años eliminar en Costa Rica todo vehículo que utilice hidrocarburos.
Esta iniciativa en papel es hermosa, pero puede tener vicios de constitucionalidad y ser poco viable. ¿Ha logrado alguna ciudad o país evolucionar al transporte no contaminante? ¿Cómo lo han logrado esas ciudades o países? El mapa nos lleva a Friburgo, al sur de Alemania. Friburgo es la ciudad más ecosostenible del mundo; sí, la ciudad que logró convertir la utopía ambientalista en una realidad.
¿Cómo evolucionó Friburgo al transporte no contaminante? Cinco pasos: 1. Extendió y mejoró el transporte público. 2. Promovió el uso de ciclovías. 3. Promovió el transporte peatonal. 4. Procuró calles seguras y 5. Limitó el uso de vehículos y motocicletas. En la actualidad, el 23% de la población de Friburgo se transporta a pie, el 27% mediante ciclovías, el 18% en transporte público y un 32% en transporte privado compartido. (Fuente: freiburg.de/greencity)
Pero ¿qué propone la Asamblea Legislativa? Prohibir la importación de vehículos que utilicen hidrocarburos a partir de 2030. ¿Calles seguras? ¿Ciclovías? ¿Cuál es el plan de transición? Ninguno, solo prohibir la importación, como quien no aprende del cuestionado decreto que restringe la importación de vehículos nuevos y como quien cree que en diez años —sin un plan— en las calles solo habrá vehículos eléctricos.
Además, se propone un impuesto de $500 a cada vehículo que utilice hidrocarburos. No se considera inflación o cálculos sobre salarios base, no obstante, la norma sí acata a estipular de forma concisa que lo recaudado se destinará al Instituto Costarricense de Ferrocarriles.  Finalmente, el proyecto de ley obliga a todas las instituciones públicas a adquirir solo vehículos eléctricos a partir de 2020. Sí, en un plazo de poco más de dos años.
Es importarte aclarar que no se cuestiona la buena intención de este proyecto de ley, sino solamente la mala redacción, y nula planificación con respecto a los pasos que conllevan una transición a un transporte no contaminante. Redactar prohibiciones y establecer impuestos en el papel es sencillo, lo realmente complicado es plasmar estas prohibiciones e impuestos en el día a día de los ciudadanos y los contribuyentes.
Hoy más que nunca, se entiende esa frase de Alexander von Humboldt: "La visión más peligrosa del mundo es la visión de aquellos que no han visto el mundo”. Quienes no han visto el mundo, no pueden redactar bien una ley, mucho menos construir un país mejor. Pero en medio de la ignorancia no se puede dejar de soñar que Costa Rica llegará a ser un ejemplo para el mundo, como hoy lo es Friburgo.