Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



NACIONALES


Impuesto a casas de lujo regirá a partir de julio

Redacción La República [email protected] | Jueves 25 junio, 2009



Residencias con valores superiores a los ¢100 millones serán gravadas, el costo del terreno está exento
Impuesto a casas de lujo regirá a partir de julio
> Nuevo tributo regirá por diez años

Si usted tiene una o varias casas cuyo valor supera los ¢100 millones vaya preparando su chequera, pues a partir del próximo mes tendrá que pagar un impuesto sobre estas propiedades.
A partir de julio entrará en vigencia el impuesto a las casas de lujo que aprobó el Congreso en octubre del año anterior.
Ya están listos el reglamento que se usará para valorar las propiedades y el programa informático mediante el cual se hará el cobro. Solo resta su publicación en La Gaceta, lo cual se haría la otra semana.
Este tributo, que tendrá una vigencia de diez años, gravará las casas con un valor de mercado de ¢100 millones en adelante; sin embargo, no se descarta que transcurrido este tiempo se reforme la ley para ampliar el plazo.
Este cobro excluye los terrenos donde se ubican las residencias.
El cobro será escalonado, de modo que cuanto mayor sea el valor de la vivienda, más se deberá pagar.
El nuevo gravamen, también conocido como impuesto solidario, se usará para desarrollar diversos programas de erradicación de tugurios.
Existen varias estimaciones sobre el monto que se podría recaudar. En el Ministerio de Vivienda esperan que sea unos ¢25 mil millones por año, en Hacienda detallan que sería unos ¢21 mil millones anuales y un estudio de la Asamblea Legislativa indica que sería al menos ¢9.653 millones al año.
En el Registro Nacional existen 6.492 propiedades cuyos montos son mayores a ¢100 millones.
Una vez que empiece a ser cobrado, la Dirección de Tributación asumirá la gestión de este impuesto y esperará una declaración para actualizar el valor fiscal cada tres años, iniciando el 15 de enero de 2010.
No tendrán que pagar ni declarar los contribuyentes con un inmueble de valor de mercado inferior a los ¢100 millones, tampoco las entidades de bien social sin fines de lucro, las sedes diplomáticas ni las casas de agentes diplomáticos y consulares.
A pocas semanas para que este nuevo tributo empiece a ser cobrado, expertos apuntan a que su efectividad dependerá de la rigurosidad con que se realicen los cobros.
“Va a depender de la rigurosidad y de la fiscalización con que se vaya a cobrar este nuevo impuesto, el reglamento que se elaboró debe ser muy cauteloso, pues por sí solo este proyecto es muy polémico y en cualquier momento se podría esperar que vaya a ser visto desde el control constitucional”, apuntó Francisco Villalobos, economista de ICS Consultores.
Entretanto, en el sector bienes raíces también existe cierta especulación sobre el viraje que tomarían sus ventas una vez que se aplique este cobro. Yalile Alpízar, presidenta de Costa Rica Luxury Estates, apuntó que su empresa está consciente de la necesidad de apoyar el sector social del país, pero reconoció que este nuevo tributo, aunado a la crisis podría golpear al sector, pues varios de sus clientes desviarían su mirada hacia economías como Panamá.

Carlos J. Mora
[email protected]