Importancia de la cultura organizacional en un proceso de reclutamiento
Enviar

Cuando alguien solicita un proceso de reclutamiento, ya sea en una empresa externa o en un departamento de recursos humanos, lo primero que se solicita es el perfil del puesto. En este documento se establecen los requerimientos básicos que debe cumplir un candidato para poder participar en el proceso. Estos factores se refieren a conocimientos técnicos, objetivo del puesto y funciones principales, y competencias laborales.
Sin embargo, un elemento importante del proceso de reclutamiento muchas veces es dejado por fuera, y es el perfil de cultura organizacional de la empresa. Este elemento podría significar hasta el 50% del éxito de la contratación o su fracaso. La cultura organizacional es el conjunto de creencias, hábitos, valores, actitudes y tradiciones entre los grupos que existen en una organización. Por ende, debe ser parte del perfil que debemos utilizar para encontrar a la persona indicada.
Cuando el proceso de reclutamiento es interno, las personas que ejecutan los procesos conocen cuál es la cultura organizacional, puesto que la viven día a día. Para ellos es sencillo reconocer si un candidato podría llegar a incorporar, en su vida laboral, estos valores, hábitos y creencias.
Un análisis de las empresas anteriores donde la persona ha laborado le pueden indicar si estas son parecidas con la que está contratando. Una entrevista profunda puede revelar si esta persona tiene incorporados valores similares a los de la empresa en su vida personal y así lograr una internalización de la cultura organizacional de forma más eficiente y rápida.
El problema deviene cuando el reclutador no toma en consideración valorar estos aspectos durante la entrevista, y esto podría generar que un candidato, quien cumple con los requisitos técnicos y competencias laborales requeridas, no logre acoplarse a la organización y termine dejando su puesto de trabajo en un corto tiempo.
Por otro lado, cuando el proceso de reclutamiento lo ejecuta una empresa externa es imposible que el reclutador conozca la cultura organizacional de la empresa y por ende no contemple la compatibilidad de un candidato con la empresa. Por esto, es imprescindible que cuando se contrate a una persona externa a la compañía, a que ejecute un reclutamiento, este reclutador vaya a la empresa y realice una entrevista exhaustiva a varios miembros de la organización con el fin de recabar información para conocer, lo mejor posible, la cultura organizacional. También es importante instruir a los que entrevistarán a los candidatos finales, que procedan ellos a evaluar más a fondo a cada candidato, con el fin de validar si esta persona comparte valores y creencias compatibles con la organización.
No es lo mismo traer a una persona de una multinacional a una pyme, ya que esta puede o no acostumbrarse a la vivencia de una empresa pequeña o viceversa. No es que se deba descartar inmediatamente, ni que muchas personas se puedan acoplar a distintas industrias, tamaños de empresas o formas de trabajo, pero es requisito fundamental de cualquier reclutador valorar tanto los conocimientos técnicos como los valores, principios, creencias, etc., de un colaborador y analizar si estos son compatibles con la nueva empresa de la cual formará parte. Esto nos asegura que la persona estará en el puesto correcto, en la empresa correcta.

Ver comentarios