Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Importaciones se derrumban en el primer trimestre

Wilmer Murillo [email protected] | Miércoles 22 abril, 2009



Déficit de balanza comercial se contrae un 66%
Importaciones se derrumban en el primer trimestre
Caída se explica por la fuerte baja en la demanda interna y en el precio internacional de las materias primas

Wilmer Murillo
[email protected]

La mayor caída de las importaciones sobre las exportaciones permitió una contracción del 66% en el déficit en la balanza comercial.
La fuerte reducción de las importaciones se atribuye a la recesión que atraviesa el país, la disminución del precio de los combustibles, los alimentos y el incremento de las tasas de interés.
Las importaciones se contrajeron de forma más fuerte que las exportaciones, de acuerdo con cifras actualizadas por el Banco Central.
El faltante comercial, que es la diferencia entre exportaciones e importaciones, cerró en $409 millones entre enero y marzo, cifra casi tres veces menor a los $1.202 millones que se registraron en el mismo periodo de 2008.
La caída en el faltante se explica por el fuerte decrecimiento en las importaciones producto de la menor demanda interna y la baja en el precio internacional de las materias primas, principalmente del petróleo.
Este comportamiento hacia la baja se viene dando tanto en las compras externas como en los envíos al exterior desde enero, atribuido a la desaceleración de la economía mundial.
En los primeros tres meses las ventas al exterior del país llegaron a los $2.118 millones, un 12% por debajo del año pasado.
Por su parte,
las importaciones acumuladas sumaron $2.527 millones, un 30% menos respecto a los primeros tres meses del año pasado.
El aspecto positivo es que la menor brecha comercial está contribuyendo a cerrar el déficit de cuenta corriente, que el
Banco Central estimó en un 9% este año.
El déficit comercial es el principal componente del déficit de cuenta corriente, el cual determina el ingreso y salida de divisas del país.
Es por ello que el comportamiento anterior reduce presiones al tipo de cambio, en el sentido de que la devaluación del colón está en parte determinada por el comportamiento de las exportaciones e importaciones de bienes.
Así mismo, los resultados representan una preocupación adicional para el sector exportador, el cual tiene la esperanza de que mercados importantes como el estadounidense se logren reactivarse.