Enviar
Contracción del comercio motiva reducción en la cantidad y frecuencia de arribo de barcos de carga a Moín y Limón
Importaciones por Limón caen un 43%
• Volumen generó baja en ingresos portuarios por ¢1.800 millones durante el primer trimestre

Daniel Chacón
[email protected]

La contracción comercial afectó la cantidad y frecuencia con que los barcos de carga llegan a los puertos de Moín y Limón.
Esta situación deriva en pérdidas por ¢1.800 millones que dejó de percibir la Junta de Administración Portuaria para el Desarrollo de la Vertiente Atlántica (Japdeva) durante el primer trimestre de este año en comparación con el mismo periodo de 2008.
Para los comerciantes, se traduce en la reducción de 43 barcos que ofrecen el servicio en dichos muelles en comparación con el mismo trimestre del año anterior.
Las estimaciones de contracción en el volumen de importaciones operadas por naviera varían entre el 25% y el 40%, esto dependiendo del origen de la mercadería, explicó Juan Carlos Rossi, gerente de la naviera Medinter.
“Hace algunos meses, hubo un boom en la importación de vehículos, ahora ese negocio ya no tiene movimiento. En términos generales, hay una contracción tanto en las importaciones como las exportaciones”, indicó Jorge Campabadal, gerente de la naviera Crowly.

En el primer trimestre, el complejo Moín-Limón registró un 22% menos en la cantidad de contenedores operados con respecto al mismo periodo del año anterior. En cuanto al comercio, el volumen importado cayó un 43%, mientras que las exportaciones lo hicieron un 11% en el mismo periodo, de acuerdo a estadísticas publicadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y confirmadas por Japdeva.
“Desde diciembre previmos esta situación. En este momento, estimamos que las pérdidas al finalizar el año ronden los ¢7 mil millones por la reducción en la cantidad de barcos y contenedores movilizados”, indicó Francisco Jiménez, presidente ejecutivo de Japdeva.
En cuanto a las exportaciones, el volumen perdido se estaría justificando además de la crisis económica, por las inundaciones que afectaron los cultivos de banano y melón principalmente.
“A pesar de esta contracción, el país estaría recibiendo unos 417 mil contenedores en el Caribe durante este año. Esa cantidad dividida entre los días hábiles de los muelles y los días de la semana, significaría el tránsito de unos 48 contenedores por hora desde Limón hacia su lugar de destino”, calculó Campabadal.
El beneficio sería la caída en las tarifas, aunque en el país aun no se da esta situación. A nivel mundial, entre noviembre de 2008 y enero de 2009 cayeron en un 20%, de acuerdo al estudio de la CEPAL, siendo las rutas con Asia como destino las que más redujeron el costo.
Para evitar un derrumbe en el mercado, la industria naviera tendría amarrados unos 486 barcos, que dejarán de transportar unos 1,3 millones de contenedores; representando éstos un 10% de la flota mundial, resaltó el informe elaborado por la Comisión.




Ver comentarios