Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



MAGAZINE


Imponente desfile cierra los festejos del Bicentenario de México

Redacción La República [email protected] | Viernes 17 septiembre, 2010



Imponente desfile cierra los festejos del Bicentenario de México

Un imponente desfile militar por el Paseo de la Reforma de la capital mexicana, en el que participaron contingentes de 17 países, cerró ayer la celebración del Bicentenario de la Independencia de México, tras los festejos de la víspera que se prolongaron hasta la madrugada y sucedieron en paz.
En la impresionante parada, la mayor para una celebración de este tipo en el país, participaron unos 18 mil uniformados.
Las calles de Reforma, en las que el martes se realizó un desfile de carrozas alegóricas a la Independencia de México, y una serie de multitudinarios conciertos, muestran todavía la resaca de una larga noche de fiesta.
En total participaron hoy 378 vehículos militares, 847 caballos, 111 aviones y 17 embarcaciones, los cuales despegaron de la base aérea de Santa Lucía, ubicada en el Estado de México, vecino a la capital mexicana.
Marcharon por las avenidas del Distrito Federal varios agrupamientos militares históricos, entre los que destacaron los tradicionales charros mexicanos con sus amplios sombreros, un icono internacional de la cultura del país.
Un grupo de paracaidistas aterrizó sobre la plancha del zócalo capitalino, donde militares descendieron además desde helicópteros con sogas rápidas.
El Gobierno decretó días festivos para las dependencias oficiales los días 15, 16 y 17 (y ley seca parcial en la capital), lo que aprovecharon muchas familias mexicanas para salir de la ciudad.
La noche del miércoles se celebró sobre la avenida Reforma un concierto, al que asistieron alrededor de un millón de personas, en el que se presentaron varias bandas, entre ellas los legendarios Tigres del Norte y la cantante Paulina Rubio.
Además, el mandatario mexicano dio ante 60 mil personas el grito de Independencia en el zócalo de Ciudad de México, donde se realizó un espectáculo de fuegos pirotécnicos y se alzó un coloso de 20 metros de altura y ocho toneladas a semejanza de un insurgente.
La celebración no estuvo desprovista de críticas por parte de sectores que consideraron un desperdicio el que se invirtieran en ellos alrededor de 225 millones de dólares, la mayor cantidad de recursos dedicada para estas celebraciones bicentenarias por cualquier otro país latinoamericano.

México / EFE