Enviar
Impactos mortales

Frecuentemente mueren personas a causa de accidentes de tránsito provocados por tráileres a cargo de choferes que conducen estos vehículos en forma irresponsable y en algunos casos hasta en estado de ebriedad.
Diversas infracciones a la Ley de Tránsito son protagonizadas todos los días por algunos de estos conductores, con consecuencias de grandes proporciones y no se han tomado medidas que demuestren su disminución.
Similar situación es la de choferes de autobuses que han sido denunciados más de una vez por los propios pasajeros por manejar de forma temeraria o habiendo ingerido licor y no cuentan a veces con el tiempo suficiente para hacer su ruta, un factor de gran estrés y generador de imprudencias.
Estos dos casos constituyen una responsabilidad compartida entre las empresas dueñas de los vehículos, sus gerentes y la Policía de Tránsito.
Deberán encontrarse y ponerse en práctica mecanismos idóneos para identificar a quienes se les puede confiar la conducción de uno de esos vehículos. Estas personas deben reunir condiciones mucho más allá de demostrar pericia técnica y una licencia que los autorice. Han de ser condiciones que garanticen su idoneidad y esta debe ser una tarea de quien los contrata y del responsable de cada empresa.
Esto y mayores exigencias a la hora de otorgar licencias para conducir vehículos pesados, deberán unirse a la labor de supervisión constante de la Policía de Tránsito.
No obstante, estas medidas no serán suficientes. Debe ser responsabilidad de los dueños y gerentes de empresas de transporte de carga (tráileres) y de transporte público (autobuses) establecer rutas y horarios que no contribuyan a aumentar los accidentes.
Un tráiler no debe circular, como ocurre actualmente por calles muy estrechas y a veces sinuosas, llenas de peligrosas curvas, en plena ciudad y por vías de mucho tránsito en donde su contribución a las presas y a los accidentes es notoria. Son medidas de sentido común.
Por otra parte, si el historial de cualquier trabajador es importante, con mayor razón el de aquellos que tienen en sus manos un vehículo pesado cuya mala conducción puede acabar fácilmente con la vida de otros.
Ver comentarios