Enviar
Ejecutivo dice que es insuficiente, rojiamarillos temen despilfarro
Impacto de plan fiscal divide a Gobierno y al PAC

Exoneraciones aprobadas generan diferencia

El impacto que tendrá el plan fiscal es motivo de diferencias entre el Gobierno y su aliado Acción Ciudadana (PAC).
Mientras que el Poder Ejecutivo sostiene que la recaudación será insuficiente para disminuir el déficit fiscal, los rojiamarillos consideran lo contrario e indican que Laura Chinchilla, presidenta de la República, quiere lanzar una cortina de humo, “para despilfarrar el dinero con su mal gobierno”.
Las casi 50 exoneraciones que se aprobaron en la comisión especial que analizó el proyecto, son el motivo de la diferencia en los cálculos.
Por un lado, Fernando Herrero, ministro de Hacienda, estima que la recaudación no superará el 1,5% de la producción, mientras que Ottón Solís, líder y fundador del PAC, calcula que el impacto será mayor al 2,5% de la producción.
A mediados del mes pasado, Herrero reconoció a LA REPUBLICA que las exoneraciones aprobadas por los legisladores harían insuficiente la reforma tributaria para contener el déficit.
Esto significaría que de aprobarse el plan fiscal, la diferencia que hay entre los gastos e ingresos del Gobierno no se reduciría, sino que crecería a un menor ritmo, lo cual implica que en determinado momento, el próximo Gobierno tendrá que impulsar otro plan.
“¿Por qué no presentar una reforma que cubra todo el déficit fiscal de una vez por todas? Simplemente porque no existe el apoyo político. Los costarricenses no quieren resolver el problema fiscal plenamente todavía, sino que pensamos que es necesario dar un espacio ahora, y en el futuro, volver a aprobar un proyecto de ley de esta naturaleza. Creo que el próximo gobierno se verá en la necesidad de hacerlo”, expresa Herrero.
El paliativo para las finanzas públicas podría desaparecer en un santiamén, agrega Herrero, en medio de una nueva crisis económica como la que se vislumbra en la Eurozona, si no se contiene el gasto público o por alguna situación de emergencia nacional.
En setiembre de 2011, un acuerdo sorpresivo entre el Gobierno y el PAC permitió allanar el camino.
para la aprobación del plan fiscal, cuando el Poder Ejecutivo accedió a gravar las empresas ubicadas en las zonas francas.
Sin embargo, para darle una mayor viabilidad política, el Gobierno acordó con los agricultores, la cámara alimentaria, el sector construcción y de turismo, entre otros grupos organizados, rebajas o mejores condiciones para estimar el cálculo de tributos que tendrían que pagar, lo cual habría bajado la recaudación, de acuerdo con Herrero.
Desde entonces, a marcha redoblada trabajan los diputados, con el objetivo de votar en primer debate dicho proyecto de ley.
Pese a las advertencias gubernamentales sobre el potencial de la recaudación, Solís las desecha por completo.
“Yo estoy en desacuerdo con el Gobierno, ellos están subestimando lo que va a dar el plan fiscal y lo hacen a propósito. Los cálculos que hemos hecho estiman que va a dar mucho más del 2,5% de la producción, sin importar las exoneraciones aprobadas, ya que estas no tendrán un mayor impacto”, indica Solís.
Lo que sucede es que el PLN, agrega el fundador rojiamarillo, “no sabe gobernar y por eso lanza una cortina de humo de su mal gobierno, diciendo este tipo de cosas, pues sabe que habrá despilfarro y más festines”.
El paquete tributario tiene entre sus principales componentes el impuesto al valor agregado, la renta mundial y los gravámenes a las zonas francas, los cuales, a juicio de Solís, darán suficientes recursos al Estado para contener el déficit.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios