Enviar
Lunes 26 Marzo, 2018

Igualdad de género, una lucha que aún persiste

La desigualdad de género sigue siendo uno de los mayores obstáculos para aumentar la prosperidad compartida. Costa Rica ha dado pasos importantes para implementar los Objetivos Del Milenio adaptando las metas mundiales a la realidad nacional.

Ningún país, ninguna economía, ninguna empresa o comunidad podrá resolver los desafíos de hoy o alcanzar su potencial hasta que todos sus habitantes puedan lograr el de ellos mismos.

La desigualdad de género equivale al estancamiento del progreso social. Las niñas y las mujeres representan la mitad de la población mundial, es decir, ellas son la mitad del potencial para el avance de la sociedad.

"El empoderamiento de las mujeres y las niñas es fundamental para impulsar el crecimiento económico y promover el desarrollo social", según explica la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El desafío que enfrentan las naciones debe sustentarse en valorar a las niñas y las mujeres tanto como a los niños y los hombres. En el siglo XX se realizaron importantes avances relativos como el reconocimiento de la igualdad de la mujer con relación al hombre en materia política electoral, educación y empleo.

Esto supone dar visibilidad a la desigualdad de género y mostrar como lo avanzado ha sido insuficiente por lo que se hace necesaria la aplicación de políticas activas e integrales que aseguren la igualdad de oportunidades y la redistribución de poder económico, cultural y político.

De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en la actualidad más niñas asisten a la escuela que hace 15 años y en la mayoría de las regiones se logró la paridad de género en educación primaria. Además, las mujeres constituyen el 41 por ciento de la fuerza laboral remunerada no agrícola, un aumento en comparación con el 35 por ciento en 1990.

No obstante, las mujeres aún no tienen una participación plena en el trabajo y no gozan de igualdad monetaria en este ámbito, pese a desarrollar las mismas actividades que sus compañeros hombres. En promedio, las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 24 por ciento menos que los hombres.

Está claro que hay que avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres de un modo transversal, ya que es una cuestión estructural y son derechos que han sido negados y silenciados a lo largo de la historia, y lo que es más lamentable, siguen siendo negados y silenciados.

El trabajo de las mujeres debe ser visibilizado porque toda esa labor realizada y olvidada es la que mantiene los pilares de nuestra economía en crecimiento sin que la mayoría de las veces nos demos cuenta.

Finalmente, la mujer aún tiene importantes campos que conquistar y está en el camino de hacerlo, pero no solo la mujer tiene que conquistar la igualdad que frena el ascenso femenino. Toda la sociedad está llamada a hacerlo y tiene que estar implicada en lograrlo porque, de lo contrario, nunca habrá una igualdad real.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos El Río Pacuare
Director Ejecutivo