Enviar
Miércoles 19 Marzo, 2008

Iglesia de Coronado en estado de abandono


Descuidada, sucia, con serios problemas estructurales, pésima atención por parte de quienes se suponen la cuidan y deberían protegerla, así como atender con educación y amabilidad a quienes hacen consultas y pagan sus salarios, jardines arruinados y convertidos en orinales públicos, las campanas dañadas desde hace más de un año, un reloj que da cualquier hora menos la oficial, tumbas de curas enterrados (incluso la de Benjamín Núñez) en total estado de abandono, etcétera. Así está la iglesia de Coronado, única en su estilo en nuestro país y en Centroamérica.
Hoy se puede notar, por cualquier parte que se le observe, el estado de abandono y deterioro en que se encuentra este monumento al esfuerzo y la dedicación de antiguos coronadeños que, con sangre y sudor, dieron hasta su vida por construir lo que sería el símbolo del cantón Juan Vázquez de Coronado y orgullo de todo un país.
La iglesia de San Isidro de Coronado debería estar en la mira de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de rescatar los monumentos históricos de nuestro país, sobre todo el Ministerio de Cultura y Juventud, porque si esperamos que las autoridades eclesiásticas tomen cartas en el asunto pronto habrá que escuchar misa en el parque por razones de seguridad. Siendo este un pueblo tan generoso y siendo la comunidad coronadeña una de las más católicas del país, ¿por qué tanto deterioro en este templo y cómo es posible que nadie se interese por hacer algo? ¿En qué se invierte el dinero que aportan los feligreses de esta parroquia? En la iglesia, no creo, ni tampoco en la casa cural, salvo que se invierta por dentro, pues la pintura de la residencia de los curas se levantó y poco a poco se está cayendo, o sea, no hay por donde.
Es muy lamentable que el principal símbolo de Coronado se encuentre en tal estado de abandono cuando se podría aprovechar, ahora que la Municipalidad tiene una oficina turística, ofrecer una visita a miles de turistas a este monumento y hacer de este cantón un destino de visita que generaría nuevas inversiones y la llegada de recursos frescos que no le harían mal a nadie, ni siquiera a los que administran el templo. De continuar esta “extraña” actitud quizás pronto solo podamos ver la iglesia de Coronado por foto y en nuestros recuerdos. ¿Qué hace que los curas de esta parroquia no se interesen por arreglar de una vez por todas los daños y el desaseo que avergüenza a todo un pueblo? ¿Qué sucede con el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Coronado que no están tomando cartas en el asunto? ¿Por qué Monseñor no se asoma y hace algo como sí lo hizo con la Catedral y con la Iglesia de la Merced? Ambas muy lindas pero no le llegan ni a los zapatos de lo que es la iglesia de Coronado en su estilo único.

Reitero: la iglesia de Coronado está en estado de abandono total. Hagamos algo por rescatarla antes que sea demasiado tarde.

Lic. Dennis Mora Guzmán
Profesor relaciones internacionales y comercio exterior