Enviar
Lunes 5 Septiembre, 2011

ICE y alternativas viables de energía

Está claro que el suministro de energía eléctrica podría convertirse en un problema a futuro, y no deja de crear una gran preocupación a nivel nacional porque no existen soluciones en el corto plazo para darle respuesta.
Sin embargo la propuesta política conocida como Ley de Contingencia Eléctrica, tiene como fondo pasar una ley que ha sido rechazada a pesar del reciclaje de su nombre, y la única razón de su desaprobación es porque solo beneficia a un grupo pequeño de personas en perjuicio del colectivo.
Lo que supone estimado lector que muchos de los diputados que dicen representarnos, están acuerpando proyectos de producción de energía rechazados por los costarricenses, sin importar el cómo lograr los objetivos de satisfacer ese “déficit de energía” que según ellos se necesita para estar en equilibrio con la demanda.
A continuación quiero mencionar algunas soluciones al problema de energía, asumiendo que no hay cambios en las condiciones actuales, para que sea analizado por expertos en el tema y que asesoren a algunos diputados que todavía no entienden sus quehaceres legislativos:

1. Reforestación de las cuencas hidrográficas porque estas influyen y aumentan la capacidad de generación de las plantas hidroeléctricas.
2. Sustitución de las redes de distribución (cables) instaladas hace 20 años o más, porque elimina las pérdidas de energía.
3. Existencia de plantas obsoletas, es necesario hacer un esfuerzo económico para sustituir las plantas que consumen mucho combustible y que trabajen al tope y no a media máquina como sucede al momento.
4. Educación al usuario en cuanto el uso y abuso del recurso.
5. Reducción de precios de la energía comprada a los cogeneradores privados.
Por otro lado, la tecnología moderna consume grandes cantidades de energía eléctrica, que a la vez plantean muchas preocupaciones medioambientales.
No obstante, Costa Rica tiene opciones menos caras y viables como es el caso del uso de la biomasa que produce energía mediante la quema de cualquier cosa, están la energía solar que se extrae de la luz solar con células fotovoltaicas, la energía eólica que produce electricidad del movimiento del aire sobre la superficie de la tierra, la energía geotérmica que se obtiene de la diferencia de temperatura entre las rocas calientes de las profundidades de la Tierra y la relativamente fría del aire y el agua en su superficie.
También está la energía hidroeléctrica que se extrae de las caídas de agua, normalmente, las plantas de energía eléctrica están formadas por una presa hidráulica que crea un gran embalse; aunque este modelo está demonizado por las implicaciones ambientales que ha generado.
Finalmente, no voy a profundizar pero tenemos el uso de combustibles fósiles que se dice está en su etapa de agotamiento y una última opción muy interesante, es la energía negawatio que se obtiene con un uso más eficiente de la electricidad.

Luis Fernando Allen Forbes
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare
[email protected]