Enviar
Mayoría de estatales latinas sucumbieron ante la competencia
ICE lucha contra el destino
América Móvil domina compras en el istmo, Telefónica en Suramérica
La última vez que un alto funcionario del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) se sentó frente a un nutrido grupo de empresarios para explicar sobre su trabajo, tuvo que enfrentar la incómoda pregunta de si la entidad que representa logrará sobrevivir a la competencia.
Por un momento Jaime Palermo, gerente de clientes, sonrió al escuchar tal duda. Tras un pequeño respiro, procedió con voz firme y semblante serio a responder: “El ICE sí va a sobrevivir”.
La pregunta, además de despertar sonrisas y expectación entre empresarios del sector incluidos representantes de los futuros competidores celulares América Móvil y Telefónica reveló la expectativa que existe alrededor del ICE y del papel que asumirá una vez que empiece oficialmente la apertura del sector.
La batalla que la institución librará en un mercado de competencia la llevará irremediablemente a luchar contra el destino que ha sufrido la mayoría de operadores estatales en Latinoamérica: desaparecer o ser adquiridos por otras compañías.
En la zona que abarca México y Centroamérica los operadores estatales, excepto en Honduras y Costa Rica, han sido adquiridos por los competidores.
El mayor comprador ha sido el magnate mexicano Carlos Slim a través de América Móvil, la cual comercializa la marca Claro.
De hecho el negocio de las acciones en México sigue moviéndose. Slim acaba de anunciar su interés en comprar el 40,4% de Telmex que aún no controla, con lo cual tendría poder total sobre la empresa.
El caso de Honduras, Hondutel ha atravesado un largo proceso de venta durante la última década, el cual ha sido infructuoso por diversas razones. El plan ha seguido su marcha a la espera de que se concrete, por lo cual es solo cuestión de tiempo para que termine como sus similares centroamericanos.
Por su parte, en Suramérica la principal empresa compradora ha sido Telefónica de España, comercializadora de su marca Movistar. La gigante ha adquirido las acciones de al menos cinco estatales, aunque posee presencia en la mayoría de naciones del Cono Sur.
Para no correr el mismo riesgo, el ICE ha emprendido una serie de cambios tendientes a hacerla una institución más competitiva, los cuales van desde una mayor promoción de sus productos hasta una reingeniería interna a nivel administrativo.
Por ejemplo, el jueves anterior efectuó el más reciente movimiento de su estrategia al firmar una alianza con Microsoft para proveer de contenido a su portal Kölbi, lo cual convierte al país en el primero en Centroamérica en tener contenido local de la firma.
“Son más de un millón los usuarios ticos de Messenger y Hotmail, y son de los más activos de Latinoamérica”, dijo Juan Pablo Consuegra, gerente de Microsoft Costa Rica, al explicar por qué el interés de firmar con el ICE.
Asimismo, en las últimas semanas la institución ha hecho un esfuerzo por lanzar promociones a través de la duplicación de minutos/aire, algo que en el pasado hubiese sido considerado ridículo y hasta cuestionable por parte de organismos internos de control.
También ha luchado por tener éxito en la comercialización del iPhone, pese a que muchas de sus reglamentaciones y disponibilidad del mercado dependen directamente del fabricante Apple.
A esto se le suma lo que a nivel masivo no se comunica, amparados ahora en el derecho comercial a la privacidad.
Por ejemplo las inversiones en la ampliación de redes de banda ancha, los nuevos ingresos que se estarían generando por la eliminación de las tarifas flexibles en telefonía celular o la cantidad de torres y postes de telefonía celular nuevos que han instalado para mejorar su cobertura.
“Se trata de romper barreras regulatorias, de control y muchas de ellas mentales... el ICE ha tenido que reinventarse, adaptarse al nuevo entorno… el plan es que el ICE salga fortalecido”, adujo Palermo ante los empresarios.
Tales movimientos pretenden hacer frente a las profecías de algunos analistas del mercado que ven al Instituto requiriendo recursos para recapitalizarse en un plazo menor a cinco años.
El problema para el Instituto, es que tendrá enfrente a dos empresas cuyos ingresos son por mucho mayores.
En 2010 el Grupo Telefónica reportó ingresos por $85 mil millones, su contraparte América Móvil lo hizo por poco más de $50 mil millones. El ICE por su parte rondó los $1.000 millones en la parte de telecomunicaciones.
Ante este panorama, la institución está más que avisada del tipo de competencia que enfrentará, y dependerá de una mayor agilidad para hacer negocios, de una capacidad de respuesta más rápida y de una mayor capacidad de convencimiento para obtener las regulaciones proteccionistas que pretende, si quiere obtener el éxito en su odisea.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios