Enviar
Presencia de marines estadounidenses en aguas nacionales molesta a venezolano
Hugo Chávez nos tacha de enemigos
El contingente militar puede o no ser un riesgo para los suramericanos, dicen analistas

El debate interno por la presencia de un contingente militar de la marina de Estados Unidos en aguas nacionales traspasó las fronteras al provocar la molestia de Hugo Chávez, presidente de Venezuela.
El gobernante señaló al país de formar parte de la doctrina imperialista estadounidense en contra de Venezuela, según dijo el domingo pasado en su columna de opinión semanal “Las líneas de Chávez”.
A juicio del suramericano, la presencia “sin explicaciones convincentes, de miles de marines en Costa Rica con una importante flota incluida” representa una amenaza directa de Estados Unidos para sus intereses, pues podrían servir de enlace con las siete bases militares que tiene en suelo colombiano. Esto en razón de que Venezuela no tiene costa en el océano Pacífico.
A Chávez lo que le preocupa es la autorización que hizo la mayoría de los diputados para el ingreso de 46 buques del servicio de guardacostas norteamericano, algunos de ellos artillados y con capacidad para incorporar aviones y helicópteros, así como a la presencia en los mares y suelo costarricense de hasta 13 mil soldados gringos; esto con el fin de que contribuyan a combatir el narcotráfico.
A nivel nacional, las recriminaciones de Chávez en torno a la presunta estrategia que desarrolla Barack Obama en su contra, utilizando a Costa Rica para ello, han encontrado varias reacciones.
Algunos analistas consideran que es una paranoia del mandatario venezolano, mientras otras creen que el contingente militar sí puede ser un riesgo para los intereses de Venezuela.
Esta no es la primera vez que las políticas del Gobierno de Costa Rica son cuestionadas por Chávez.
En julio de 2009 mostró su malestar por el proceso de mediación que efectuó Oscar Arias, entonces mandatario de la República, en el conflicto que se vivía en Honduras, tras el golpe de Estado que sufrió Manuel Zelaya hace poco más de un año.
Asimismo, a principios de 2007 amenazó con cerrar la empresa venezolana Alunasa con sede en el país, por el desagrado que le generaron unas declaraciones que dio Arias, en las cuales criticó los poderes especiales concedidos a Chávez por la Asamblea Nacional y los calificó como una “negación de la democracia”.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios