Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¡Huelga, huelga, huelga!

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 12 agosto, 2016


Ahora a corregir las causas desencadenantes de los dos movimientos de protesta. A corregir los aspectos operativos de despido, a actualizar las leyes. Justicia para todos y respeto siempre para los que trabajan

Sinceramente

¡Huelga, huelga, huelga!

Esta semana hemos vivido grandes protestas de dos sectores importantes en el país.
Sobre la protesta del ICE debo señalar que se origina en la necesidad de la institución de contraer su personal, pero cuya estrategia —ingrata para los trabajadores— ha delegado aparentemente en diferentes mandos inferiores la decisión y la escogencia de quién va al desempleo. La personalidad del señor presidente ejecutivo del ICE pareciera ha complicado el diálogo.
Muchos señalan que esta es una manera de disimular el corazón de los problemas de aquella gran institución nacional. Este reside en los fideicomisos que financiaron obras trascendentales, pero que pagan altos intereses fuera de mercado y cuyo gasto financiero ha transformado los resultados de la institución. El ICE debe ser eficiente, los problemas mejor enfocados y los trabajadores deben ser atendidos.
Para los trabajadores que luchan por laborar y mantener a sus familias, esta es una coyuntura en particular dura por la dificultad presente de conseguir trabajo para seguir viviendo. Para ellos mi identificación y solidaridad en un paso amargo y duro para todos.
Pienso que como hijos del país rodeados de amarguras, problemas y bajo la amenaza del desempleo deberían haber sido recibidos por el Jefe de Estado. Hay gestos y palabras que ayudan mucho a consolar en momentos como estos.
Los taxistas “legales”, los concesionados bajo las leyes del país y regulados por el marco legal de transporte automotor, hicieron una gran demostración de debilidad. Lejos de recurrir a argumentos claros recurrieron a molestar a toda la población del país a su alcance. Mala estrategia y peor táctica. Sus clientes, si hubieran estado servidos adecuadamente, los habrían defendido, pero como han sido descuidados en su atención, estos bloqueos e interrupciones del transporte generaron una actitud de hostilidad grande y sentida hacia ellos.
Bienvenida la competencia al mercado de transporte en auto, pero que sea pareja. La organización Uber debe ser acogida dentro de las leyes reguladoras del sector y las exigencias a los taxistas deben ser igualitarias a las de sus competidores. Las leyes deben ser modernizadas. El mundo cambió y la ley de transporte público es un dinosaurio. El sector debe ser actualizado y no sacrificado.
En el fondo del conflicto también está la caída de la venta y el alquiler de las placas concesionadas. Uber acabó con ese negocio. Muchos dedicados a alquilar en un monto entre 500 y 700 mil colones mensuales unas placas concesionadas, por la existencia de Uber prefieren comprar carro y pasarse.
Deseo señalar mi especial complacencia en las diligencias de la Fuerza Pública, del señor director general de la Fuerza Pública don Juan José Andrade y sus mandos. Don Gustavo Mata, ministro de la Seguridad Pública, y el señor Presidente de Costa Rica hicieron lo correcto con energía y firmeza pero sin exceso de autoritarismo o violencia que a todos nos repugnan. Gracias por sus esfuerzos.
Ahora a corregir las causas desencadenantes de los dos movimientos de protesta. A corregir los aspectos operativos de despido, a actualizar las leyes. Justicia para todos y respeto siempre para los que trabajan.


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...