Enviar
Huelga en Reino Unido por reforma a pensiones

Un grupo de manifestantes entró ayer por la fuerza en un edificio de oficinas del centro de Londres mientras se desarrolla en todo el Reino Unido una huelga de funcionarios en protesta por la reforma de sus pensiones.
Los activistas de organizaciones como UKUncut, opuesta a los recortes presupuestarios impuestos por el Gobierno, lograron penetrar en el bloque, situado cerca de la plaza de Picadilly, pese a una fuerte presencia policial.
Decenas de agentes de la Policía Metropolitana de Londres han acordonado la zona y algunos han subido a las oficinas para apresar a los manifestantes.
También hay una gran presencia policial en la céntrica plaza de Trafalgar, donde la Policía ha establecido un cordón para, posiblemente, evitar nuevas ocupaciones con tiendas de campaña como la que aún existe en las inmediaciones de la catedral de San Pablo.
Cientos de miles de funcionarios participaron ayer en una huelga nacional en protesta por la reforma impuesta a sus pensiones, que implica que tendrán que contribuir más y durante más años por un monto final inferior.
Los huelguistas se oponen a las reformas impuestas por el Gobierno a sus planes de pensiones, que incluyen elevar la edad de jubilación, de forma que no podrán empezar a cobrar sus pensiones a los 60 años.
También se prevé aumentar las contribuciones individuales y reducir el monto final, que pasará a calcularse con una media del salario percibido en toda la vida laboral, en lugar de con la última remuneración.
Mientras el Gobierno británico estimó que tan solo un tercio de los funcionarios británicos secunda la huelga de empleados del sector público en protesta por las reformas del sistema de pensiones.
En una comparecencia ante el Parlamento, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que un 40 % de los colegios del Reino Unido permanecen abiertos y solo un tercio de los funcionarios secundan el paro laboral, al que estaban llamados dos millones de trabajadores.
El líder conservador apuntó que solo 18 oficinas de empleo cerraron sus puertas durante la jornada de huelga, que calificó como "un fiasco" al considerar que las alteraciones en los servicios públicos han sido mínimas.
"Creemos que las pensiones del sector público deberían ser generosas, pero puesto que la gente vive más tiempo, es correcto y justo que hagamos mayores contribuciones", dijo el jefe del Ejecutivo.
En un intento por evitar la huelga, el Gobierno presentó este mes una nueva oferta que establece que el retraso previsto de la edad de jubilación hasta los 67 años no afecte a los funcionarios que vayan a jubilarse la próxima década, que a su vez mantendrían invariable el monto de su pensión.

Londres/EFE
Ver comentarios