Enviar
Algunos pacientes deben aguardar en silla de ruedas, en los servicios de emergencias o en pasillos de salones durante días para un internamiento
Hospitales tienen cada vez menos camas por persona

· En el país, existen 777 personas por cada camilla hospitalaria

Yessenia Garita
[email protected]

Es común encontrar pacientes en los servicios de emergencias o salones de los hospitales esperando por una cama disponible para ser internados u operados.
Muchos esperan días y deben dormir en silla de ruedas o en camillas de revisión, en los pasillos de los hospitales, esperando que una cama esté disponible.
“Mi esposo es diabético, recientemente sufrió un derrame cerebral y su estado de salud se complicó. Lo tuvimos que trasladar al hospital donde estuvimos esperando cuatro días en el servicio de emergencias para que lo internaran porque no había camas”, dijo Felicia Granados, vecina de Cartago y quien trasladó a su esposo al centro médico cartaginés.
“Durante varios días tuve que esperar sentado en una silla de ruedas mientras se desocupaba una cama en los salones de cirugía. Me fracturé el empeine de la pierna derecha mientras bajaba las gradas de mi casa y necesitaba una operación”, explicó por su parte, Juan Ruiz, quien estuvo esperando en el hospital San Juan de Dios.
A diario, los pacientes que asisten a los servicios de salud de los hospitales se presentan con inconvenientes como los anteriores, debido al faltante de camas hospitalarias, que es aquella dispuesta para el alojamiento de un paciente internado durante las 24 horas del día.
Y mientras la población va creciendo año con año, la adquisición de camas en los hospitales del país ha ido en descenso.
En 1980, mientras la población era de 2,3 millones de personas, la cantidad de camas de los hospitales del país era de 6.926, es decir, por cada cama hospitalaria había 335 personas.
Actualmente, la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) reporta 5.647 camas para una población que supera los 4 millones de habitantes, en promedio unas 777 personas por cada cama hospitalaria.
En los últimos diez años, la Caja solo logró adquirir 55 camas hospitalarias.
El hospital San Juan de Dios y el México son los que reportan mayor cantidad de camas por paciente.
En el San Juan hay 717 camas, mientras que en el México, se reportan 531. Le sigue el Calderón Guardia con 328 y el Max Peralta de Cartago con 250.
“La disminución de las camas en los hospitales podría deberse a que ahora no se requieren tanto para las operaciones, porque muchas de ellas se realizan mediante procedimientos vespertinos, que se emplean para procesos de baja y mediana complejidad y de baja estancia”, dijo Ileana Balmaceda, directora del hospital San Juan de Dios.
En ese centro médico realizarán cirugías vespertinas hasta febrero del próximo año a fin de disminuir las listas de espera de cirugía. Además, adquirió recientemente 100 camas que reemplazarán en parte equipo hospitalario inadecuado y en mal estado.
“En el hospital, los mayores problemas se presentan en el mes de setiembre, cuando hay más nacimientos y están los servicios abarrotados”, dijo Susana Saravia, de la oficina de comunicación del hospital México.
Para el próximo año, el hospital México pretende comprar 50 camillas, pero estas serán principalmente para transporte de pacientes, de acuerdo con información presupuestaria.
Quizás el problema del faltante de camas se debe a que la estancia de pacientes es muy variada de un hospital a otro. Mientras en el hospital de Las Mujeres los pacientes pasan 2,6 días, en el hospital San Juan de Dios es de 7,8 días de estancia.
Los pacientes de los dos hospitales psiquiátricos, donde se cuenta con 974 camas, los egresos de los pacientes representan menos del 2%, debido a que tienen estancias más prolongadas. En el Manuel Antonio Chapuí, la estancia es de 85 días promedio, mientras que en el Chacón Paut los pacientes tardan alrededor de 359 días internados.
Esto representa un alto costo para los centros médicos. El costo por cama hospitalaria varía de hospital a hospital.
Por ejemplo, mientras en el San Juan de Dios mantener a un paciente internado cuesta ¢201.140, en el México su valor diario es de ¢233.875.
Ver comentarios