Enviar
Mandatarios de la región instaron a que ningún país desatienda su responsabilidad

Honduras fue escenario de cumbre sobre cambio climático

Mandatario hondureño señaló que los países que más contaminan el ambiente deben pagar por daños a la sociedad



San Pedro Sula, Honduras
EFE

La Cumbre de Cambio Climático y Medio Ambiente Centroamérica y el Caribe concluyó ayer con una petición a todos los países del mundo para que asuman su responsabilidad frente al problema del cambio climático.
Esa responsabilidad debe ser asumida en el marco del Protocolo de Kioto, como mecanismo para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, subraya la “Declaración de San Pedro Sula”, suscrita al finalizar la reunión de presidentes y primeros ministros celebrada en esta ciudad hondureña.
La declaración, de 21 puntos, la firmaron los presidentes Elías Antonio Saca, de El Salvador; Álvaro Colom, de Guatemala; Manuel Zelaya, de Honduras, y Felipe Calderón, de México, este último en calidad de observador invitado.
Los gobernantes de Costa Rica (Oscar Arias), Nicaragua (Daniel Ortega) y Panamá (Martín Torrijos) no asistieron a la cumbre.
Manuel Zelaya, presidente de Honduras, dijo al abrir la breve cumbre que los países que más contaminan el ambiente en el planeta deben pagar por daños a la sociedad y abogó por una “justicia ambiental”.
También hizo un llamamiento a los países más industrializados como Estados Unidos y Australia, para que se adhieran al Protocolo de Kioto.
“Los países demandan que eso sea obligatorio”, enfatizó Zelaya.
Los participantes en la cumbre reconocieron la decisión de los países de asumir compromisos acordes a la capacidad y circunstancia de cada nación, para la reducción de gases de efecto invernadero, y aumentar los depósitos sépticos de acuerdo a las capacidades de cada país.
Acordaron incorporar el cambio climático como un tema transversal y de alta prioridad en los planes nacionales de desarrollo y en los planes estratégicos y operativos de las instituciones que conforman los Gobiernos de sus respectivos países.
También convinieron en que los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) aprueben el documento de líneas generales de la Estrategia Regional de Cambio Climático, adoptadas por parte del Consejo de Ministros de Ambiente y Recursos Naturales.
Resolvieron apoyar el Plan de Acción adoptado en Bali, en 2007, para lograr antes de 2009 un nuevo acuerdo sobre el calentamiento global en el que se alcance un compromiso real, especialmente en los países desarrollados, que son los principales emisores de gas efecto invernadero, y se generalice el uso de tecnologías que respeten la naturaleza.
También manifestaron su determinación de participar activamente en el proceso bajo la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, con el objeto de establecer un marco efectivo más allá de 2012.
Los gobernantes consideraron que se deben impulsar mecanismos flexibles para acceder a un mercado de carbono con equidad y justicia ambiental.
Los presidentes reconocieron el esfuerzo de Costa Rica por avanzar en el desarrollo de políticas y programas nacionales e internacionales para enfrentar los desafíos del cambio climático, a través de la iniciativa presidencial “Paz con la Naturaleza”.
Además, instaron al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a que continúe su reiterado apoyo a la región, la aportación de soluciones en favor del medio ambiente, el desarrollo de proyectos de generación con energías renovables y la creación de programas novedosos para proyectos de eficiencia energética.
Acogieron la iniciativa “Cool Earth 50” y el “Programa de Promoción de Cool Earth”, propuestas por Japón, orientados a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.
Los presidentes respaldaron a su homólogo de México ante la propuesta presentada por ese país para crear el Fondo Mundial Contra el Cambio Climático (Fondo Verde), y decidieron establecer un grupo de países amigos de la iniciativa.
Felipe Calderón señaló que “el mayor desafío que enfrenta el mundo es el cambio climático” y que todos los países tienen “la obligación de reducir la emisión de gases efecto invernadero”.
Mientras que su colega salvadoreño, Elías Antonio Saca, comentó que los países pobres son los más afectados por los fenómenos naturales y recordó que, aunque el suyo no tiene costas en el Caribe, “cuando hay un huracán en Honduras se inunda El Salvador”.
Los países de la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom) estuvieron representados por primeros ministros u otros cargos de Antigua y Barbuda; Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guayana, Haití, Jamaica, Montserrat, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago.
Como observadores también asistieron representantes de Colombia, Cuba, República Dominicana y Venezuela.



Ver comentarios