Homenajes reviven a Gabo
El Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez falleció la semana pasada en México. AFP / La República
Enviar

 12 mil ejemplares de “El coronel no tiene quien le escriba” se repartieron en diversas bibliotecas de Bogotá.


PERSONALIDADES

Homenajes reviven a Gabo

Actividades que recuerdan al Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez no cesan

Colombia revivió ayer la obra de su Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, con ocho horas de lectura pública de una de sus más conocidas novelas “El coronel no tiene quien le escriba” en bibliotecas, colegios y terminales de transporte de todo el país.

201404232325040.m11.jpg
Con flores amarillas los seguidores del escritor se unieron a los homenajes. AFP / La República
Los homenajes al escritor, periodista y guionista colombiano no cesan sino que, casi una semana después de su fallecimiento en Ciudad de México, reivindicaron la inmortalidad de su obra con ocasión del Día del Libro y el Día del Idioma.
Juan Manuel Santos, presidente colombiano, fue el encargado de abrir esta lectura pública “sin fin” en el auditorio Germán Arciniegas de la Biblioteca Nacional de Bogotá, ante más de un centenar de seguidores del Nobel que tenían cada uno un ejemplar de la novela y una rosa amarilla.
“El coronel destapó el tarro de café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata”, comenzó a leer el mandatario colombiano.
“El coronel no tiene quien le escriba” (1961) narra la historia de un ingenuo militar en retiro cuyo nombre nunca llegamos a conocer, que luchó en la Guerra de los Mil Días y que amanece cada día esperando un cheque de su pensión que nunca llega.
A Santos le siguieron su esposa, María Clemencia Rodríguez; Mariana Garcés, ministra de Cultura; María Claudia López, viceministra; el editor Conrado Zuluaga y
201404232325040.m111.jpg
Jaime Abello, director de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) que fundó el Nobel en Cartagena.
Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional, recordó las tardes lluviosas que pasó García Márquez leyendo en sus salas cuando estudiaba Derecho en Bogotá, en la década de 1940.
Pero no fue ese el único escenario donde estudiantes y seguidores del escritor se sumaron a la lectura pública, pues la emblemática biblioteca Virgilio Barco, de Bogotá, acogió también la iniciativa en un auditorio en el que proyectaron el discurso que ofreció Gabo cuando recibió el Nobel en 1982.
El Ministerio de Cultura ha repartido 12 mil ejemplares de “El coronel no tiene quien le escriba” en las 1.400 bibliotecas públicas del país y las principales estaciones de TransMilenio, el sistema de transporte articulado masivo de la capital, que han puesto en marcha esta jornada llamada “Gabolectura”.

Bogotá / EFE

Ver comentarios