Enviar
Hombre de los mil sonidos
El artista marroquí Khalid K. recrea el canto de animales, por dar un ejemplo, solo con su voz

Carolina Barrantes
[email protected]

¿Se imagina que el dulce canto de unos pajaritos o el sonido fresco de la brisa cuando sopla frente al mar, puedan salir de la voz en vivo de un hombre? Pues será posible disfrutarlo en el Auditorio Nacional.
El artista marroquí Khalid K., reconocido porque crea paisajes sonoros y el canto de muchos animales solo usando su voz, se presentará por una sola noche en el recinto en el Museo de los Niños la próxima semana.
La velada será el jueves 4 de febrero y en ella Khalid K. creará un mundo de sonidos sobre el escenario y contará muchas historias, sin necesidad de hablar, de la mano de sus herramientas mágicas: tres cajas grabadoras, algunos accesorios y su voz.
Además, invitará a cantar poemas, reír y sentir emociones fuertes, solo con su música.
“Es un espectáculo muy diferente, de mucha sensibilidad, mucha creatividad, él maneja un lenguaje no verbal, usa máquinas que graban los sonidos que hace y los repite en varias ocasiones como una orquesta. Son de las cosas extrañas que no pasan mucho por aquí, es un espectáculo que se encuentra entre la música y el teatro”, explicó Juan Manuel Arana, director del Auditorio Nacional.
Khalid K. es especialista en efectos sonoros, narrador, músico, cantante e ilusionista de sonidos, y su espectáculo ha sido aclamado en muchos países.
Por ejemplo ha sido considerado como “un tipo con cuerdas vocales increíbles”, que “inventa un arte a medio camino entre la música y el teatro, un fuego de artificio de sonidos”, según han citado los diarios franceses Le Monde y Le Figaro.
La presentación del artista en el país se iniciará a las 8 p.m. y es organizada por el Auditorio Nacional y la Alianza Francesa.
Las entradas tendrán un costo de ¢8 mil general y estarán a la venta a partir del lunes, reservando al teléfono 2222-7647. El día del evento también podrán adquirirse en la boletería del Auditorio.
Khalid K. empezó a componer desde muy joven su propio universo musical y aprendió a tocar la guitarra de manera autodidacta.
En 1999, realizó su primer espectáculo solo llamado “Khalidoscope”; a él le siguieron “Khalidk Phonie” y de “Bienvenue dans ma tête”.
Ver comentarios