Enviar
Hombre versus problemas sexuales

Los varones no hablan de sus problemas sexuales por los tabúes sociales y la opinión de amigos

Es un tema recurrente en las conversaciones, pero pocos hombres consiguen hablar con naturalidad de sus limitaciones, problemas y dudas sobre el sexo, un tabú que comienza a romperse y que ocupa el documental de Chris Waitt, “La historia completa de mis fracasos sexuales”.
La osadía de este joven británico, que tras un periodo de disfunción eréctil inició una investigación para saber cuán malo era su rendimiento sexual, ha pasado con éxito por numerosos festivales, demostrando lo sorprendente de un hombre reconociendo sus limitaciones en la cama.
“Casi todas mis relaciones con mujeres han acabado de manera humillante, con reproches y con sensación de arrepentimiento, amargura, vergüenza y fracaso. Pienso que si soy capaz de encontrar las razones por las que siempre me dejan podré evolucionar”, explicó el director de la cinta.
Según Adrian Sapetti, director del centro de sexología y psiquiatría Sexo Vida, en Buenos Aires, “los hombres hablan más en forma narrativa del sexo. No hablan de sus problemas, de sus limitaciones. A veces lo pasan mal en una experiencia sexual, pero eso nunca lo comparten”.
Existe una gran paradoja entre la gran importancia que el hombre da al sexo y la posición poco práctica a la hora de definir, reconocer y comunicar las problemáticas al respecto cuando, según los datos de la farmacéutica Pfizer, la mitad los varones entre 40 y 70 años sufre disfunción eréctil.
La liberación del sexo, aunque ha disuelto la culpa en muchos casos, ha abierto también la compuerta de los complejos.
“Las mujeres han evolucionado mucho también sexualmente. Antes uno era la medida de todas las cosas. Ahora se enfrentan a mujeres con más experiencia que ellos y les intimida la idea de que piensen que ellos son peores”, comentó el experto.
Según el Instituto de Fertilidad y Ginecología Bernabéu de Alicante (España), la crisis económica, por ejemplo, ha aumentado la disfunciones eréctiles en los españoles.
El sistema de supuestos superhombres en la cama empezó a dejarse en evidencia con la pastilla azul, la Viagra, que fue, según Sapetti, “toda una revolución”.
El segundo factor clave que impulsa al hombre a tomar las riendas de su perfeccionamiento sexual es Internet.
“El hombre debe reflexionar sobre su propia sexualidad, sobre sus limitaciones y sus tabúes. Que lea, que se informe. Hay un problema con lo que la gente cree que es el sexo y lo que luego se encuentran en su realidad”, sintetizó.
Sapetti concluye que el hombre debe asumir que en el sexo, hay que asumir el fallo. “Un varón que no ha tenido ningún problema eréctil es el que debe ir a un psiquiatra, porque es eso lo que no es normal”.

Madrid
EFE
Ver comentarios