Holandés sigue al mando del Giro
Steven Kruijswijk no suelta la “maglia” rosa y está a solo tres etapas de la gloria. LUK BENIES-AFP/La República
Enviar

201605262019360.rec-39.gif
No es famoso, ni estaba en la lista de candidatos hace casi tres semanas atrás. Pero ha sabido manejar sus cartas para vestirse de rosa y luego también para defenderla.
Se trata del holandés Steven Kruijswijk, el líder del Giro de Italia.

El ciclista de Lotto ha sabido posicionarse, hacerse valer, actuar a la perfección tanto en el aspecto táctico como psicológico y el único de todos los que han ido aspirando a la victoria que no ha mostrado, en ningún instante, una dosis de quiebra, de desfallecimiento, de duda.
“Hoy apenas he visto al pelotón, solo a mi propio equipo al frente de mí. Mis compañeros están muy fuertes y me mantienen a salvo todo el día y fuera del viento. Creo que hemos hecho un muy buen trabajo en la última subida. Hemos mantenido el ritmo adecuado para evitar los ataques. En la última subida me quedé en la parte delantera para echar un vistazo a todo el mundo”, explicó el líder.
Lo intentó nuevamente Alejandro Valverde ayer, cuando lo atacó en el último tramo, el más duro de la maratónica etapa de 240 kilómetros, que ganó Matteo Trentin, y aprovechó un contraataque cerca del final, pero el holandés respondió.
“Kruijswijk ha vuelto a demostrar que está muy fuerte. Creo que sí tiene equipo, que no está tan solo. En el llano trabajan muy bien y hoy (ayer) en la subida tenía un compañero”, afirmó el español.
Quedan dos etapas claves, con un tremendo paseo de pasión y dureza por los Alpes franceses, con cumbres que han formado parte de la historia del Tour, como La Bonette, que se sube el sábado, y con el broche de este viernes, en el Agnello.
En estos dos días, por tiempos en la general y por dificultad, puede suceder cualquier cosa, pero en cualquier panorama lo que parece más complicado es que Kruijswijk pierda el liderato.


Ver comentarios