Hogares ticos son jaulas silvestres
Con el paso de los años hemos logrado disminuir la compra y venta de especies silvestres; sin embargo aún muchas personas las conservan en sus casas, indicó Sergio González, vocero de Zoo Ave. Archivo/La República
Enviar

Perfil empresarial Ambiente

Hogares ticos son jaulas silvestres

País no cuenta con estudios actuales para determinar gravedad del problema

Las loras y los pericos siguen a la cabeza en la lista de las especies silvestres con más presencia en las casas, pero otras como las serpientes exóticas y los osos perezosos han ganado terreno entre quienes los compran como mascotas.

201309052331020.pag22.jpg
Es más común ver este comportamiento en el Valle Central, en comparación con zonas como Guanacaste, Puntarenas y Limón.
Uno de los problemas más graves es que el país no cuenta con un estudio detallado que indique la situación real de los animales silvestres que están en cautiverio y cuáles otras especies son sacadas de áreas protegidas con estos fines.
La cifra actual es de 300 mil, para la que se tomó como base la Encuesta Nacional de Hogares.
Las especies de aves y los mamíferos son las más comunes en los decomisos y entregas que realizan los costarricenses a los centros de rescate animal.
Tan solo el Refugio Animal Zoo Ave rescató casi 4 mil animales en lo que va de 2013 y se espera que para fin de año esta cifra alcance 6 mil.
Este aumento en los rescates se ve con buenos ojos como consecuencia de una mayor conciencia por parte de los costarricenses en el sentido de que los animales silvestres no son mascotas domésticas.
También por los controles durante las épocas en que más se trafica con ellos por tradición, pues tener o comercializar animales silvestres se puede castigar con multas o incluso prisión, por la Ley de Conservación de Vida Silvestre aprobada este año.
Esta norma establece una multa de dos a cuatro salarios base para quien tenga en cautiverio, sin autorización del Sistema Nacional de Áreas de Conservación, animales silvestres en peligro de extinción o con poblaciones reducidas.
La solicitud de las autoridades no es devolver los individuos, sino que una vez muertos no los repongan, y que mientras vivan, estén en las condiciones adecuadas.
En caso de que se compruebe comercio, o de que se encuentre un animal silvestre siendo trasladado por una vía pública, será confiscado y se aplicarán las multas.
Con respecto a los datos más recientes de captura de animales, el país solo cuenta con una encuesta realizada en 1999 que indicó que en el 23,5% de los hogares costarricenses existía al menos un animal silvestre en cautiverio.
Si usted desea entregar un animal silvestre en cautiverio puede llamar al teléfono 2433-8989 de Zoo Ave para recibir asesoría, pues no todos pueden ser rehabilitados y puestos en libertad.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios