Hidratarse mejora productividad en el trabajo
“La recomendación de la ingesta de líquido es muy general, se debe ajustar dependiendo las características de la persona, su estilo de vida y las características geográficas del lugar en donde se encuentra”, dijo Marissa Brenes, nutricionista del Centro de Nutrición Larisa Páez. X/LA REPÚBLICA
Enviar

Hidratarse mejora productividad en el trabajo

Estudio comprueba beneficios de los líquidos en el cuerpo

Los colaboradores que se encuentran hidratados son más productivos en comparación con aquellos que no lo están, esta situación se debe a que el líquido mejora el funcionamiento del cerebro.
El agua permite que la sangre oxigene mejor y eso facilita el trabajo de las neuronas, de acuerdo con un estudio de la Universidad East London.

201411172340360.codd.jpg
La persona se concentra más y procesa información con mayor rapidez, porque el cerebro hidratado funciona hasta un 14% con más velocidad, además de que mejora el estado de ánimo y agudiza la memoria.
El periodo de exámenes o intensas jornadas de trabajo requieren, sin duda, un gran esfuerzo intelectual. No obstante, el estrés, ansiedad y un deficiente sueño hacen que la mayor parte de las personas descuiden su alimentación y, sobre todo, su hidratación.
Por esta razón, los especialistas recomiendan que apenas llegue a la oficina no olvide su bebida.
“Es importante que los trabajadores se mantengan hidratados. No llegar a tener sed para tomar agua o por el contrario, saturarse con líquido, porque se pueden tener consecuencias.
La mejor forma es hacerlo progresivamente a lo largo del día”, comentó Marissa Brenes, nutricionista del Centro de Nutrición Larisa Páez.
La doctora agregó que el agua se tiene que complementar con bebidas como jugos, refrescos, tés o cafés. Además, negó el mito de que los líquidos con cafeína no hidratan.
“Aunque algunas bebidas contengan ingredientes artificiales, son un 99% agua. Por eso, sumando todos los líquidos, se recomienda a los hombres ingerir al día, tres litros de agua y a las mujeres dos”, aseguró Brenes.
Sin embargo, esto puede variar según el clima, el nivel de actividad física y la altura, entre otros factores.
Tomar líquidos antes o durante una tarea de desempeño mental sería suficiente para mejorar el desempeño, según lo explica el profesor Chris Pawson, coautor del estudio en la Universidad East London.
Para llegar a estas conclusiones, el profesor Pawson y su equipo observaron, durante un examen, a 447 estudiantes universitarios. Los investigadores notaron que el 25% de los alumnos había llevado una botella con líquido al examen.
Al final de la prueba, quienes habían tomado antes y durante el examen, habían obtenido notas hasta un 10% más altas que el resto de los alumnos.

Fabiola Vargas
[email protected]
@FabiVSola

Ver comentarios