Herediano dejó en jaque a Alajuelense
Esteban Granados no desperdició el pase de José Sánchez y definió perfectamente a la salida de Patrick Pemberton y a la llegada tarde de Harold Cummings. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

201605092317170.recuadro-26-partido.gif
Herediano pescó en grande en el Morera Soto, y con un gol en tiempo de reposición de Esteban Granados dejó en jaque a Alajuelense.
El gol fue como un balde de agua fría para los manudos, al que ya no tenían espacio para reaccionar. Solo tres minutos más por delante en el tiempo de reposición. Muy poco.

La diferencia la marcó una de esas pocas subidas que tuvieron los florenses con el balón en el suelo, tocando pie a pie e hizo ver muy mal a la defensa rival.
El balón lo tomó Leonardo González por su banda, después de una serie de pases, tanto Harold Cummings y Kenner Gutiérrez se fueron en la marca de Yendrick Ruiz, quien le ganó de cabeza a ambos y en el segundo poste aparecieron José Sánchez y Esteban Granados solos en el otro sector.
Sánchez controló el esférico y ante la carrera de Javier Loaiza, quien desesperado buscaba tapar el remate, decidió servirle el balón a Granados, que con Patrick Pemberton también en el suelo, definió perfectamente.
El tanto silenció el Morera Soto, nunca lo esperó la afición y los fantasmas de las últimas finales perdidas terminaron sobrevolando Alajuela. Deberá Javier Delgado espantarlos en estos días. 
Eso fue lo que buscó Herediano en todo el partido, un error del rival y lo encontró cuando menos lo esperaba. 
Al final al encuentro le faltó fútbol, pecó por ratos de aburrido por culpa de las faltas, los choque, las impresiones, y las ganas.
Con este panorama los jugadores llamados a desequilibrar les costó aparecer. Del lado manudo Allen Guevara y Diego Madrigal nunca entraron en el juego. En Herediano, Elías Aguilar se mostró por ratos. 
Comenzando el encuentro José Miguel Cubero pegó un cabezazo en el poste, lo que hacía suponer que sería un partido vibrante sin embargo fue un espejismo.
Después Alajuelense contestó con un par de cabezazos, el más cercano el de Kenner Gutiérrez que se fue por muy poco.
Pero poco a poco las marcas se estrecharon más, el partido se cortó y a Walter Quesada le tocó comenzar a pitar faltas.
Ante los pocos espacios la Liga lo intentó con un remate lejano de Pablo Gabas y otro Jonathan McDonald, pero Leonel Moreira estaba muy seguro atrás.
Luego comenzando el complemento Víctor Núñez cazó un balón suelto, esos que siempre le quedan, aunque su disparo fue directo donde estaba Patrick.
Con los cambios ambos entrenadores trataron de meterle velocidad al encuentro, de cambiar el ritmo del juego.
Pero el empate a cero se estaba haciendo cada vez más grande, y ambos daban la impresión de conformarse con resolver el título en el Rosabal.
Hasta que Herediano se topó con su gran oportunidad, esa que no logró construir Alajuelense, y la aprovechó para dejar en jaque a los manudos, el mate lo buscará el sábado en su estadio.


 

 


Ver comentarios