Enviar
Viernes 14 Mayo, 2010

¿Hepatitis, yo?

El 19 de mayo es el Día Mundial de la Hepatitis.
La hepatitis es una de las enfermedades infecciosas más contagiosas del mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que alrededor de 500 millones de personas conviven con hepatitis crónica. De estas, un millón y medio morirá este año a causa del mal.
En silencio y sin presentar síntomas, la hepatitis produce una inflamación en el hígado y hace que este deje de funcionar correctamente. El problema se manifiesta 20 a 25 años después de contraer el virus, cuando el daño en este órgano ya está muy avanzado, causando cirrosis hepática, cáncer de hígado y hasta la muerte.
Todas las personas pueden contraer la hepatitis por transmisión sanguínea pero algunas corren mayor riesgo: aquellas expuestas a perforaciones (o piercings), tatuajes, drogas intravenosas, jeringas contaminadas, transfusiones sanguíneas antes de 1993, relaciones sexuales sin protección, y aquellas cuyas madres tuvieron hepatitis o sospechan portarla.
A la vez, síntomas como cansancio, náuseas, pérdida del apetito, dolor de estómago, diarrea, coloración amarillenta en los ojos y la piel, orina de color oscuro y heces claras, podrían indicar la presencia de la enfermedad en estado avanzado.
De acuerdo con la Alianza Mundial de la Hepatitis, una de cada 12 personas en el mundo podría estar infectada con alguno de los dos tipos de virus de la hepatitis, el B o el C, sin saberlo.
Si usted ha estado expuesto a algún factor de riesgo o presenta algún síntoma, realícese un examen de sangre. Este es un análisis sencillo y de bajo costo, lo puede hacer en un laboratorio clínico y si sale positivo, consultar con un gastroenterólogo.
Por esta razón es importante que esta prueba forme parte del examen básico de sangre que se realiza en todos los centros hospitalarios del país.
Actualmente, la hepatitis B cuenta con una vacuna. La hepatitis C aún no. Sin embargo, para ambos casos sí existe cura. Los dos procesos infecciosos se tratan con medicamentos que retrasan o impiden que el virus dañe aún más el hígado.
La Alianza Mundial de la Hepatitis hace un llamado de concientización en el “Día Mundial de la Hepatitis” con el fin de prevenir y detectar a tiempo esta contagiosa enfermedad.
Un diagnóstico temprano y el consiguiente tratamiento, podría disminuir los efectos nefastos de la hepatitis en el hígado y salvar miles de vidas. No obstante, la prevención siempre es el mejor tratamiento.

Michael Liberman
Gerente médico de ROCHE