¡Hay vida sin Curry!
Los Warriors no tuvieron piedad ante los Blazers, Iguodala explotó su fortaleza física y no dio tregua a sus rivales. NOAH GRAHAM-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

201605012200560.rec.jpg
La lesión de rodilla del MVP Stephen Curry no fue razón para detener a los Warriors de Golden State que galoparon hacia la victoria con su nuevo líder, Klay Thompson, el otro “Splash Brother”, quien anotó 37 puntos y con sus 7 triples ayudó a vencer a los Blazers de Portland 118-106.
La gran mayoría de las personas que siguen la NBA no ven potencial en un equipo sin el lanzador más preciso de la historia del deporte.

Pero sí lo hay.
Los dirigidos por Steve Kerr mantienen una cantidad de posesiones muy alta, más de 100 por partido y los 24 segundos del reloj quedan sobrando ante la velocidad de un quinteto que busca atacar la periferia con absoluta lucidez.
En el primer cuarto los californianos borraron cualquier esperanza para la visita. Thompson suplió a Curry que veía desde la banca como su socio anotaba 18 puntos en el primer cuarto, 12 desde fuera de la bomba.
En el primer cuarto sacaron ventaja de 20 puntos y fortalecieron su ataque con una defensa sólida.
La base y fuente de poder de ataque surge de una defensa aguerrida y luchadora, que catapulta la confianza al momento de avanzar hacia arriba y esto permite más serenidad y aplomo para correr la ofensiva sin tanta presión.
El actual campeón es fuerte porque todas las piezas de su rompecabezas calzan, las diferentes habilidades que la planilla ofrece son muy variadas.
Sin embargo, su talón de Aquiles se encuentra en la retaguardia. Los hombres en banca tienen problemas para mantener el ritmo defensivo de los titulares.
Andrew Bogut, base de Golden State es una muralla atrás, bloqueando a quien se atreve a entrar en sus dominios y permitiendo una mínima cantidad de canastas dentro de la pintura.
Varejao por su parte, es débil en defensa, y junto a Speights e Iguodala, le abren las puertas al rival para que penetre y acorte distancias, quitando la diferencia que la titular mantiene.
Las variantes llegaron en el segundo cuarto y Lillard y compañía le dieron clases a la banca local y bajaron la diferencia a un dígito.
Ya para la segunda mitad los líderes sacaron la tarea. Thompson atacó el aro y Draymond Green finalizó con un triple-doble para aportar 23 puntos, 13 rebotes y 11 asistencias.
Al final, los campeones defensores sacaron a relucir la bandera de favoritos y se dejaron el primer partido de la serie a un máximo de siete encuentros.
Los equipos se medirán nuevamente mañana en el Oracle Arena en Golden State.


 


Ver comentarios