Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Hay que parar el enorme despilfarro

| Martes 25 octubre, 2011




La Caja debe ser devuelta a su buen funcionamiento. Está muy claro lo que hay que hacer. Lo importante es que se haga sin más pérdidas de tiempo

Hay que parar el enorme despilfarro

La planilla paralela existente en la Caja Costarricense de Seguro Social, originada en contrataciones de personal externo a pesar de que la institución cuenta con empleados e incluso con dependencias especializadas, es la más reciente noticia dada a conocer por este medio ayer, y que se suma a la cadena de hechos de mala administración que reflejan claramente lo que llevó a la entidad a la actual crisis.
Mientras más informes sobre las operaciones en la Caja van apareciendo, más se confirma que el sistema no tiene nada de malo si se despolitiza, se asegura una buena administración y se actualiza lo relacionado con cambios demográficos u otros que exigen ajustes para garantizar la sostenibilidad de sus diferentes programas.
Los problemas de la Caja radican en su mayoría en situaciones como la mencionada planilla paralela, la compra de caros servicios privados en vez de adquirir los equipos necesarios para dar la atención, los grandes abusos en incapacidades, la mala gestión en los cálculos para compra de medicinas que significó enorme desperdicio por vencimientos, entre muchos otros. El listado del impresionante desorden es largo.
No obstante, no debe confundirse la mala gestión que se permitió durante años con el sistema. Este debe recuperarse en su buen rendimiento para salvaguardar la salud de la población.
Otros modelos, en el exterior, ya han demostrado su ineficiencia cuando lo que opera no es un sistema solidario, como el de la Caja, sino otros que atienden parcialmente a sus asegurados dejando por fuera grandes necesidades en materia de atención médica, cirugías y tratamientos. Esto se traduce rápidamente en un deterioro de la salud pública, es decir, de un importante derecho humano y por otra parte de la fuerza de trabajo que construye un país.
La Caja debe ser devuelta a su buen funcionamiento en todos sus departamentos y el tema de la planilla paralela debió ser contemplado entre lo que estudió la Comisión de Notables. Está claro ya qué es lo que debe hacerse. Lo importante ahora es que se haga sin más pérdidas de tiempo.
La institución debe tener una planilla con el personal indispensable altamente capaz para sacar la tarea y con salarios acordes a su formación y experiencia.
La contratación de alguna asesoría externa debe ser un acto extraordinario, muy esporádico y justificado.
Pero sobre todo, debe quedar claro que una institución como la Caja deberá ser siempre objeto de vigilancia y control.