Enviar
"Hay que dejar de subestimarse"

Augusto Acosta, ex superintendente Financiero de Colombia, señala que hay que dejar de creer que por ser un mercado pequeño no se pueda crecer

Agustina Cobas
[email protected]  


Los grandes mercados de valores que hoy día lideran en el mundo financiero también fueron pequeños en algún momento, pero con seriedad, concertación de intereses y metas de largo plazo claramente establecidas fueron creciendo y convirtiéndose en mercados más grandes y fuertes.
Costa Rica debe dejar de subestimarse y buscar la manera de crear alianzas y potenciar el desarrollo a lo interno del mercado para potenciarlo y alcanzar un mayor grado de desarrollo.
Así piensa Augusto Acosta, ex superintendente financiero de Colombia, quien disertó sobre el tema en el marco del V Congreso Nacional Bancario, llevado a cabo dos semanas atrás.
De este y otros temas el experto conversó con INVERSIONISTA.


Usted habla de la necesidad de lograr una concertación entre Gobierno y sistema financiero para atraer a las pymes al mercado, ¿cómo hacerlo?
La respuesta va a sonar vaga, pero es simplemente sentándose a conversar, con claridad respecto al propósito que se busca.
Los segmentos del mercado altos han comenzado a tener cierto grado de saturación, ya no quieren tener diez tarjetas de crédito, ya no quieren más hipotecas, entonces es necesario para los bancos, por un lado, tener nuevos clientes, y desde el punto de vista del Gobierno, es necesario que las personas que no han tenido acceso a servicios financieros, los comiencen a tener.
Ahí hay una gran coincidencia, y sobre esa base debe darse la concertación, dado que es del interés del gobierno, reguladores y los mismos bancos, que haya mayor acceso a servicios financieros.

En su país se creó la iniciativa Colombia Capital, que promueve el financiamiento de pymes en el mercado de valores. ¿Cómo ha funcionado y cuáles son las perspectivas a futuro?
Tiene excelentes perspectivas, hasta el momento no tiene emisores nuevos, además de los que ingresaron hace dos años cuando comenzó a operar.
Es una iniciativa liderada por la Bolsa de Valores, asociaciones de la empresa privada y la Superintendencia Financiera, a la que poco a poco se han ido vinculando nuevos grupos de empresas.
Llevamos dos años, pero para ver resultados hay que tener paciencia, implica un cambio cultural que lleva tiempo. Creo que resultados concretos y positivos vamos a estar viendo en el curso de los próximos tres o cuatro años más.

Aquí la Bolsa está próxima a lanzar un mercado alternativo para atraer a pymes. ¿Qué factores se deben tomar en cuenta para que funcione exitosamente?
Tener muy bien identificados a los grupos empresariales. Es necesario que conozcan las ventajas de hacer emisiones en el mercado de capitales y que entiendan lo que implica y estén dispuestos a dar el paso, que suele ser un poco más difícil, de convertirse en emisores del mercado público de valores, con lo que esto implica en materia de revelación de información, que a veces causa cierta resistencia en las entidades.
A veces no se dan cuenta de que el hecho de obligarse a revelar lo que están haciendo implica tener que administrarse con mayor claridad, y ese cambio que implica estar preparado para ser emisor produce beneficios al interior de la empresa.


Costa Rica es un mercado pequeño, que ha tratado de buscar alianzas que potencien su despegue. ¿Cómo se puede lograr un mayor desarrollo del mercado de valores?
Toda alianza siempre genera valor, si se está pensando en buscarlas, que de hecho se promovieron mucho a lo interno de la Federación Iberoamericana de Bolsas, eso es positivo.
Por otro lado, creo que uno debe dejar de subestimarse. Puede que ustedes digan que Costa Rica es un mercado pequeño, en Colombia seguimos diciendo que somos un mercado pequeño, y si hablan con el presidente de la Bolsa de México también les va a decir lo mismo, porque depende de con quién se compare.
Hay que dejar de sentir lástima por uno mismo, es un mercado en desarrollo, tenemos que entender que todo tiene comienzo.
Sí hay que tener claro que las prácticas que se estén aplicando sean las conducentes, que los emisores sean serios, que los intermediarios tengan claro su papel de asesoría y que el supervisor quiera apoyar el desarrollo del mercado.
Si se dan estos elementos, los mercados poco a poco van generando su propia dinámica, no es: “porque soy pequeño no puedo crecer”, es clave entender eso.


Un año y medio atrás se fusionaron las superintendencias de valores y de bancos de Colombia en una sola, la financiera. ¿Qué motivó el cambio? ¿Es aconsejable para otros países?
Creo que cualquier cosa que se diga de esto tiene que partir de la base de diagnosticar adecuadamente y entender muy bien cómo el mercado está operando antes de dar el paso.
Sin embargo, cada vez hay un mayor número de países que van avanzando en el tema de la supervisión unificada, simplemente porque los sistemas y las entidades financiera están comenzando a estar cada vez más unificadas.
La existencia de los conglomerados financieros hace que eso suceda, y la globalización de los mercados lleva a que no importa el tipo de institución que haya, ya que todos terminan participando del mismo mercado.
Ver comentarios