Enviar
Martes 4 Diciembre, 2007

¿Hay o no hay razón para estar indignados?

El Sr. Miguel Angel Agüero en su página La Machaca (Edición del miércoles 28 de noviembre, página 26), pregunta: “¿Por qué los sindicalistas del ICE le tienen tanto miedo a que la entidad compita en telecomunicaciones o generación eléctrica?”.
Después agrega “¿No creen en ellos mismos ni en sus afiliados?”.
Con gusto le informamos de algunos datos que explican la posición de las organizaciones laborales del ICE en cuanto a la apertura del mercado de las Telecomunicaciones y la Energía Eléctrica. Esperamos que estos le aclaren que nuestros temores sobre el futuro del país no son infundados, pues de aprobarse dos leyes de la agenda de implementación —la Ley General de Telecomunicaciones (expediente Nº16398) y la Ley de Fortalecimiento y Modernización de las Entidades Públicas del Sector de Telecomunicaciones (Expediente 16397)— el ICE quedaría atado de pies y manos frente a una competencia con las transnacionales que actuarían por la libre y que tanto daño han hecho a otros países hermanos. Citamos solo el caso de UNION FENOSA en Nicaragua, ampliamente conocido.
Veamos algunos artículos de ambos proyectos que afectan a los usuarios de energía y telecomunicaciones al causar un reajuste tarifario inminente.
El artículo 70 de la Ley General de Telecomunicaciones obliga al ICE a pagar el espectro radioeléctrico; lo que equivale, según los expertos, a casi 700 millones de dólares americanos anuales, es decir, el presupuesto total del sector de Telecomunicaciones. ¿Sabía usted que los privados no pagarían nada por este concepto?
El Artículo 15 de la Ley de Fortalecimiento y Modernización obliga al ICE a pagar impuesto de renta. ¿Sabía usted señor Agüero que si eso pasa se verá reflejado en las tarifas al costo que la Institución maneja para beneficio de las grandes mayorías?
Igualmente nos indigna que reiteradamente se dijo que la electricidad no estaba entre las actividades a privatizarse con el TLC y vea lo que ocurre hoy.
¿Sabía usted señor Agüero que en la Ley de Modernización, claramente se estableció que la Electricidad pasa a ser una mercancía?
¿Sabía que el ICE pierde la rectoría y planificación del Sector Eléctrico, y que los usuarios tendrían que pagar el servicio a su verdadero costo?
¿O no sabía usted que la actividad energética se ve favorecida mediante la transferencia de recursos que permiten financiar los proyectos de generación energética que son de retorno a largo plazo? Esta situación cambiaría drásticamente porque la Ley General de Telecomunicaciones prohíbe los subsidios cruzados entre servicios y entre sectores dentro del ICE.
El resultado de tal desatino es el aumento automático e inmediato de las tarifas de electricidad. Así es como se pierde la solidaridad social, como se perdió también en el sistema bancario nacional que usted admira.
Igualmente grave es que estas leyes entregan al Presidente de la República y Ministro de Energía y Minas la función de otorgar las concesiones de frecuencias radioeléctricas, lo que inevitablemente llevaría a una corrupción galopante del sector político —empresarial como ha ocurrido en toda América Latina.
Otra pregunta: ¿Sabía usted que los plazos de la apertura ya vencieron? O sea que de aprobarse esas leyes como están el país no tendría tiempo para adaptarse a tal eventualidad.
Para su conocimiento la gradualidad en la apertura de la Internet y llamada dedicada internacional fue establecida para enero del año pasado, y para la telefonía celular enero este año.
¿No le parece que hay razón para preocuparse? ¿No le parece que esos plazos vencidos tienen que renegociarse?
Igualmente es motivo de honda preocupación que nadie habla de cuál va a ser el precio a pagar por las multinacionales de la radio y la televisión que buscan, con este recurso natural, grandes ganancias a cambio de pagar ridículas sumas por las concesiones hechas por el Estado costarricense.
Para finalizar ha quedado sumamente claro cuál es la intención del gobierno de la República y de quienes han entregado dos actividades estratégicas, como son la energía y las telecomunicaciones, al presentar mociones a estas leyes para privatizar absolutamente todo, hasta la telefonía residencial.
Así las cosas, don Miguel Angel, le respondo a su primera pregunta que no tenemos miedo, tenemos indignación y a la segunda, que tenemos plena confianza en que nuestros compañeros y compañeras de trabajo daremos las batallas necesarias para reservar la Institución en manos de los costarricenses y para los costarricenses.

Jorge Arguedas Mora
Presidente de ANTTEC
Cédula 1-411-109