Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


¿Hasta cuándo tendremos CCSS?

| Martes 29 marzo, 2011



Un Grupo de Estudio de la CCSS, integrado por médicos con amplio conocimiento en materia económica y administrativa, un economista, un cooperativista y cuatro empresarios, liderados por el Dr. Guido Mirada y Alberto Cañas, tuvo ya una primera reunión

¿Hasta cuándo tendremos CCSS?

Preocupados por la crisis financiera que comenzó a sentirse con gran fuerza en el segundo semestre del año pasado, ante un comentario que le hice a don Beto Cañas en el Teatro Nacional, me contestó: “hablate con el Dr. Guido Miranda; hay que conformar un grupo de estudio con urgencia y vos nos podés ayudar a integrar ese grupo”. La cara de susto de don Beto hizo que al día siguiente llamara al maestro Guido Miranda. “Mire Rodolfo, si en 1982 la Caja estaba quebrada, y a mí me toco enfrentar esa situación, lo que yo vislumbro hoy, es mucho más serio que en ese entonces; convóquese a un grupo de unas ocho o diez personas entre profesionales y empresarios que usted conoce, de alta sensibilidad social y con capacidad para entrarle a un análisis a fondo, para medir la situación de hoy y ver las proyecciones a futuro inmediato, para luego estudiar las causas del desastre financiero y sugerir el tratamiento integral”.
Diez días después nos estábamos reuniendo en la mesa redonda de nuestra empresa familiar Hulera Costarricense, en Escazú, un grupo formado por tres médicos con conocimiento amplio en materia económica y administrativa (Chaves, Quesada y Zamora) un empresario economista (E. Castillo), un cooperativista (JR Quesada), y cuatro empresarios (Carrillo, Macaya, Wasserstein y Borbón); liderados por supuesto por los estimables profesionales Miranda y Cañas, apellidos que usamos para designar al Grupo de Estudio de la Caja.
El Dr. Miranda cogió la primera reunión para explicar a fondo las debilidades y fortalezas de la Caja, institución a la que él le ha servido con alma, vida y corazón durante toda su vida profesional y que no terminó con su pensión.
Se hizo el Plan para recoger información fidedigna, quiere decir, con la bendición de la Auditoría de la Caja.
Se dieron informaciones que le paraban el pelo al más pintado:
Hay médicos que ganan 12, 14, 16 y hasta 18 millones de colones por mes, debido a las horas extras y a la famosa “disponibilidad”.
Del 2007 al 2010 la Caja contrató a 10 mil empleados (así consta en la planilla) y no hay indicios de que eso se reflejara en un aumento notable de la productividad, (léase: aumento de cirugías de todo tipo, de tratamientos hospitalarios y de atención en general de pacientes en los Ebais y clínicas de todo el país.
El otro gran hueco se lo debemos a las incapacidades, siendo los mismos empleados de la Caja el sector que más se incapacita en el país…muy por arriba de los maestros y del sector público.
El control de Bodegas de Medicamentos continúa por la libre, con una suma aproximada de 500 millones de colones que se pierde anualmente en medicamentos vencidos.
Grande es también el monto de compra de medicamentos exóticos, prótesis y trasplantes que la bendita Sala Constitucional obliga a la Caja a comprar.
El aumento progresivo del Seguro Voluntario que en miles de casos viene del sector doméstico y hasta de profesiones liberales, donde con 15 mil colones mensuales un jefe de familia o un nicaragüense se asegura y asegura a todo el clan familiar (hemos visto a señoras que vienen desde Nicaragua para un trasplante de riñón o a recibir radiación por cáncer, de altísimo costo, amparadas al seguro del hijo que trabaja aquí en construcción.
A ellos se han unido damas colombianas que se aseguran dos meses antes del parto…y el Seguro atiende el parto o la cesárea o la complicación post-parto, con los 13 o 15 mil pesitos mensuales.
Y la lista sigue con la costosa atención de todos los toreros improvisados y montadores que todos los fines de semana llegan…a los hospitales de la Caja donde se les opera, se les interna y se les suministra toda la atención quirúrgica porque el toro provocó.
No escapó a los comentarios el esfuerzo que estuvimos haciendo hace cinco años para comprar e instalar el segundo acelerador lineal y el resonador magnético que alguna mano peluda atrasa, y atrasa para beneficio del sector privado que alquila esos servicios y hace buen dinero con la Caja.
Y por ahí salta otro compañero y nos dice: Y lo más triste es que se han robado dos veces un mother board del acelerador gringo, que es igualito al que tiene la empresa privada…y cuyo mecánico es el mismo que atiende el otro aparato que no es de la Caja. Hay que esperar a que vengan los repuestos….la cola de pacientes se agranda, los pacientes se estresan o se mueren….y la culpa es …de la Caja.
No vamos a comentar la deuda que tiene el Estado con la Caja. Ya UCCAEP (la Unión de Cámaras Patronales ) invitó al Grupo Miranda Cañas y Otros a exponer el cuadro financiero…y la Cámara de Comercio, y la de Industrias y la de la Construcción…nos están pidiendo visitarlos para repetir la exposición….pero falta lo más importante: las medidas que hay que tomar para evitar el colapso total de esta querida institución.
Ya se llegará el momento de hacer las propuestas, donde se va a poner a prueba el amor que le tengan los médicos, enfermeras y asegurados en general para aceptar fuertes medidas y fin de las gollerías, para salvar a nuestra querida Caja, si es que quieren…

Rodolfo Borbón Sartoresi
Ex director CCSS
Coordinador del Grupo Miranda Cañas y Otros