¿Hasta cuándo puede ser rentable una empresa que no se actualice?
"Actualice su negocio, mantenga a aquellos clientes que son fieles a su marca por la nostalgia, pero siempre dándoles nuevas experiencias", dijo Diego Benitez, director de Empodérate. Esteban Monge/La República
Enviar

Es frecuente escuchar el dicho “El que pega primero pega dos veces” o algunos dichos similares que reflejan la idea de que aquel que es primero en algo tendrá amplia ventaja y esa posición le podría augurar grandes éxitos.

Cuando se trata de empresas podríamos pensar que aplicaría el mismo refrán, sin embargo, desde hace

mucho tiempo hemos conocido casos nacionales e internacionales de empresas pioneras en su industria que a larga terminan cerrando sus puertas.

Y es que, con estos mercados tan dinámicos, ninguna persona o empresa puede dar por sentado que el éxito que tiene va a ser duradero. Conozco algunos casos de empresas cuya propuesta de valor es la nostalgia que despiertan entre sus consumidores, es decir, se valen de experiencias pasadas, de recuerdos, de épocas gloriosas para ser generadores de ventas.

Esto no tiene nada de malo, pero me surge una pregunta clave; ¿hasta cuándo puede ser rentable una empresa que no se actualice? Y es que suena irreal pensar que aquellos que nos han visitado durante

años seguirán haciéndolo por ser una empresa que no cambia desde la creación.

Hoy en día, con consumidores pertenecientes a tantas generaciones, tantas como las letras del abecedario, casi me arriesgaría a pensar que los que nos aferramos a una empresa somos cada vez los menos.

Teniendo este panorama claro, pues es valiosísimo entender que es casi de supervivencia que como empresa generemos cambios a lo interno del negocio, que me permitan estar actualizado con nuevas tendencias y darle al cliente experiencias.

Algunas de ellas ya no son innovadoras, sino una regla del mercado. Y créanme que esto no se trata de un problema aislado, lo invito a hacer un recuento mental de cuantas empresas que usted conoce se ajustan a esta descripción.

Yo por ejemplo desde la adolescencia visito algunos restaurantes en la zona en la que vivo, uno de ellos por ejemplo sigue siendo el mismo desde que lo conozco, pero cada vez que lo visito me hago la pregunta que, por qué lo hago, si no ofrece ninguna novedad y tampoco se ha adaptado a lo que requerimos los clientes actuales.

Hoy en día, sus instalaciones son las mismas que hace 20 años, su menú no ha variado, la atención sigue siendo la misma, que por cierto nada espectacular, tiene una red Wifi, pero solo para el dueño del negocio y su sistema de cobro es solo en efectivo.

Y es que, como empresa, si tenemos abundancia no deberíamos cegarnos creyendo que esos clientes que nos han sido fieles durante años estarán siempre allí. Las necesidades actuales de los consumidores y un negocio que las satisfaga y las atienda con inmediatez pueden arrebatarnos a estos clientes de la noche a la mañana.

Los clientes actuales valoran cada vez más la calidez de la atención, las comodidades y facilidades que le otorga el negocio.

Entonces tómenos con seriedad este tema, no se trata de que tan grande o que tan pequeña sea mi empresa, de que tan bien y que tan mal me este yendo en este momento, se trata de estar observando siempre el mercado y principalmente escuchando a nuestros clientes para conocer acerca de cómo evolucionan sus necesidades y preferencias.

Así que sin dudarlo, actualice su negocio, mantenga a aquellos clientes que son fieles a su marca por la nostalgia, pero siempre dándoles nuevas experiencias, y trabaje en atraer nueva clientela innovando y satisfaciendo sus necesidades.


Ver comentarios