Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



GLOBAL


Hamas acepta diálogo para una tregua

| Martes 13 enero, 2009



Hamas acepta diálogo para una tregua

Secretario de la ONU viaja a Oriente Medio para hacer cumplir el ignorado llamamiento el alto fuego

Gaza
EFE

Ismail Haniye, jefe del gobierno de Hamas en Gaza, reconoció hoy por primera vez la existencia de negociaciones para un alto el fuego, mientras en el terreno seguían los enfrentamientos entre tropas israelíes y milicianos palestinos.
En una intervención, la segunda que hace en los diecisiete días de ofensiva israelí, Haniye hizo un guiño a la diplomacia al referirse a los esfuerzos de su gobierno “para afrontar la agresión contra nuestro pueblo”.
“Trabajamos en dos frentes, el primero es de la resistencia y el segundo es el político”, dijo en un mensaje grabado y emitido por la televisión local al-Aqsa, controlada por Hamas.
Este “segundo frente” parece una alusión a las gestiones diplomáticas que Egipto realiza para tratar de alcanzar un alto el fuego entre Israel y Hamas.
La intervención de Haniye, que mostraba un aspecto de fatiga, sentado en un sillón y con una fotografía de la mezquita de al-Aqsa de Jerusalén como fondo, se produce después de que la televisión qatarí Al Yazira informara desde El Cairo que esa mediación ha registrado en las últimas horas “progresos tangibles”.
Mientras, tropas israelíes y milicias palestinas continuaban los enfrentamientos.
Con miles de reservistas israelíes acantonados en la frontera con Gaza, el futuro de la operación Plomo Fundido depende de las gestiones diplomáticas en El Cairo.
Israel intensificó sus ataques aéreos y bombardeos de artillería en las afueras de Gaza capital y en el norte de la franja, mientras por tierra, informaron fuentes del brazo armado del movimiento islamista, las Brigadas de Izadin Al-Kasam, entablaron combate con fuerzas israelíes en el sur y el este.
Un portavoz militar señaló a Efe que, desde la medianoche del domingo al lunes, el Ejército ha llevado a cabo ataques contra alrededor de 60 objetivos, entre ellos una patrulla de cinco hombres armados de Hamas y una mezquita que se utilizaba como almacén de armas en el norte de Gaza.
Atacaron asimismo túneles subterráneos que conectan la franja y el Sinaí egipcio, precisó el portavoz.
Desde que comenzó la ofensiva, el llamado corredor fronterizo de Filadelfia es uno de los objetivos más atacados por los bombarderos israelíes, que tratan de destruir los túneles para impedir el contrabando de armas.
Israel ve en la interrupción de este contrabando una de las claves para declarar el fin de la ofensiva, y las gestiones diplomáticas de la comunidad internacional, sobre todo de Egipto, se centran en transferir el control de ese corredor fuera de las manos de Hamas.
Por los túneles que cruzan esa frontera ingresaron a Gaza los cohetes Katiusha y Grad -los más precarios Kasam se fabrican en la franja- que estas últimas dos semanas cayeron en territorio de Israel y que causaron al menos tres de los trece muertos israelíes desde el 27 de diciembre.
Los cohetes lanzados por las milicias se han reducido alrededor de un 50 por ciento desde que se inició la ofensiva militar, a entre 20 y 30 diarios.
Por otro lado Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, viajará hoy a Oriente Medio para impulsar personalmente los intentos de trasladar a la realidad la reciente resolución del Consejo de Seguridad instando a un alto el fuego en Gaza, que ha sido ignorada por Israel y el movimiento radical Hamás.
Ban aseguró, en una conferencia de prensa, que el propósito de su viaje de casi una semana es apremiar a los líderes de la región para lograr que las dos partes acepten deponer las armas y negociar una solución duradera al conflicto.
“Mi mensaje es simple, directo y al grano: paren los combates. Y a las dos partes, les digo: Paren, ya”, afirmó el máximo responsable de Naciones Unidas.
Ban recordó que la resolución 1.860 adoptada por el Consejo de Seguridad el jueves pasado es de obligado cumplimiento para las dos partes, que se resisten a detener sus acciones, pese a que negocian por separado con Egipto las condiciones de una posible tregua.
“Espero que las partes que se están reuniendo en El Cairo cumplan con lo que les corresponde, que como mínimo significa que los milicianos de Hamás detengan el lanzamiento de cohetes y la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza”, apuntó.
Reconoció que se siente “frustrado y preocupado” por la negativa del Gobierno israelí y del movimiento palestino de acatar la voluntad del Consejo de Seguridad y responder al clamor internacional en favor de un cese de la violencia.
El secretario general viaja el martes hasta El Cairo, donde al día siguiente se reunirá con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, y el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa.
De allí se desplazará a Amán, la capital jordana, para conversar con el rey Abdalá II, que ha respaldado públicamente la iniciativa de Mubarak.
El jueves tiene previsto visitar Tel Aviv y Jerusalén para reunirse con el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, y el ministro de Defensa, Ehud Barak.
Posteriormente, se desplazará a Ramala para encontrarse con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y el primer ministro palestino, Salam Fayad.
Las siguientes escalas serán Turquía, Líbano, Siria y Kuwait, en cuya capital la Liga Árabe celebrará una cumbre el 19 y 20 de enero.
Ban aseguró que desde la adopción de la resolución 1.860 ha sostenido una intensa ronda de conversaciones telefónicas con líderes árabes, europeos, además de con los Gobiernos estadounidense e israelí.
Advirtió que postergar el cese de las hostilidades a la finalización de las negociaciones, lo que puede prolongarse días.
El secretario general de la ONU aclaró que su único contacto por el lado palestino será con los dirigentes de la ANP, que son “las autoridades apropiadas”, pero confío que Gobiernos como el sirio, que mantienen contactos con Hamás, influyan en la actuación del movimiento islámico.
“Hamás debe poner fin a los lanzamientos y pensar en el futuro de los palestinos”, recalcó.
Otro propósito de la visita a la región, prosiguió el secretario general, es “demostrar mi grave preocupación y empatía con los inocentes atrapados en estas circunstancias horribles, tanto en Israel como en los territorios ocupados”.