Enviar

El país tiene el potencial en capital humano, solo se necesita fortalecer la infraestructura para data centers y centros de innovación

Hagamos de Costa Rica un Silicon Valley

No está lejos la posibilidad que Costa Rica tiene de convertirse en uno de los centros de negocios más grandes de Latinoamérica, en lo que respecta al negocio de la tecnología.
El capital humano se tiene, y además vendrá en continuo crecimiento, donde más costarricenses se interesarían por ingenierías en informática, eléctrica, biotecnología, todas aquellas que están relacionadas con la innovación.
La semana pasada uno de nuestros periodistas estuvo en Silicon Valley, la zona sur del área de la Bahía de San Francisco, en el norte de California, Estados Unidos, donde las principales empresas de tecnología tienen situados sus centros de innovación y data centers.
Costa Rica tiene el potencial suficiente tanto por profesionales, como por lo que se puede crecer en infraestructura para crear un Silicon Valley latinoamericano, fue lo que varios expertos de compañías como Apple, Cisco Systems, Ebay, Google, Oracle, Tesla Motors y Visa compartieron con nuestro reportero.
Esa misma observación la han hecho varias de las empresas que han realizado negocios en nuestro país o que incluso tienen oficinas acá, como EMC, VM Ware, Intel o Cisco.
En otras palabras, no se trata solo de tener una economía basada en los servicios que se otorgan al mundo, sino que seamos creadores de innovación, de nuevas soluciones tecnológicas como lo que día a día sucede en el sur de San Francisco.
Ya el país lo vive con la creación de dispositivos médicos, que además tomó el primer lugar de las exportaciones.
Vemos como empresas de la talla de Abbott Vascular, Boston Scientific, St. Jude Medical, Volcano, Hospira, Baxter, Allergan o Bayer, forman parte de las 63 compañías de este tipo que ya operan en el país, principalmente en Coyol de Alajuela.
Así que el país debe pensar en esta oportunidad que se tiene, lo primero es incentivar con nueva infraestructura que le ayude a las empresas a tomar la decisión de invertir acá.
Lo segundo es mantener algunos beneficios fiscales a las Zonas Francas, para que sea otro aliciente a la hora de evaluar venir a Costa Rica.
Por último, dar más fortaleza a la educación técnica, darles a entender a nuestros hijos que el futuro está ligado a la ciencia y la tecnología, donde necesitamos más ingenieros.
Costa Rica tiene una oportunidad de oro, que le haría ser una de las economías más abiertas, diversas y en crecimiento de todo el mundo, lo que hay que hacer es saber tomar el tren cuando aún no haya partido de la estación.



Ver comentarios