Haga del ejercicio parte de su rutina laboral
Enviar

HARVARD

Haga del ejercicio parte de su rutina laboral

201412162242460.h.jpg
El ejercicio regular puede producir incontables beneficios, desde mejor concentración y memoria más aguda hasta mayor creatividad y menos estrés, y todo ello impulsa el desempeño en el lugar de trabajo.

1. Identifique una actividad física que le guste. Es más probable que se apegue a una actividad si disfruta haciéndola. Si no le gustan las cintas para correr, pruebe el tenis o nadar o bailar.

2. Invierta en mejorar su desempeño. No lo vea como “hacer un poco de ejercicio”. Enfóquese en dominar una actividad. Contrate un entrenador, anótese en una clase y compre la ropa y equipo indicados.

3. Vuélvase parte de un grupo. Encuentre un régimen de ejercicio que involucre otra gente. Puede ser más divertido y mantenerlo comprometido.

Cómo pedir una reunión a casi cualquier persona
Todo el mundo está ocupado. Si está pidiendo una reunión a alguien que no conoce, tiene que ver su solicitud como si fuera una presentación para recabar capital de riesgo. Conteste las siguientes preguntas: ¿Por qué tendría que hablarle esta persona? ¿Cómo puede establecer credibilidad por adelantado? ¿En qué la beneficiará una reunión cara a cara? Cuando quiera lograr una reunión, no asuma que la otra persona quiere conectarse con usted; ese hecho primero debe establecerse. En su mensaje inicial, dele un buen motivo para reunirse con usted, y empiece con una petición modesta. No pida reunirse para almorzar. Apunte a algo más chico, para que sea más fácil decir que sí. Si tiene un contacto mutuo, haga que los presente. Eso facilita que la otra persona lo vea como colega y no como un extraño que se impone en su tiempo.

Saque lo mejor de su gente
Los líderes más brillantes no solo se basan en su propia inteligencia para tener éxito, sino que también la usan para ayudar a que su gente brille.
Busque ideas en todas partes. No asuma que sabe dónde emergerán todas las ideas creativas nuevas. Involucre gente en proyectos con base en su habilidad para contribuir, no en el nombre de sus cargos.


Fomente la apertura. Cree un ambiente seguro donde su gente sepa que puede (y debe) pensar, actuar y hablar. Tenga gran tolerancia a los errores, para que la gente no tema correr riesgos.
Desafíelos a mejorar. Ofrezca oportunidades para que la gente exija al máximo sus pensamientos y comportamiento. Fije la expectativa de que todos, incluyéndolo, deberían desarrollar sus habilidades.

TEMAS DE CONVERSACIÓN

Llevar un diario puede mejorar sus habilidades
A los empleados que pasaron los últimos 15 minutos del día de su periodo de capacitación escribiendo y reflexionando sobre lo que aprendieron les fue un 23% mejor en la prueba final de capacitación que a los demás empleados, según un estudio realizado por Giada Di Stefano, de HEC Paris; Francesca Gino y Gary Pisano, de la Escuela de Negocios de Harvard, y Bradley Staats, de la Universidad de Carolina del Norte. “Aprender haciendo” es más eficaz aunado a reflexión deliberada (o “aprender pensando”), según muestra la investigación.

Las 6 a.m. es el mejor horario para las cirugías
La mayoría de los trabajadores de hospitales más o menos ignoró las políticas de lavado de manos (y su cumplimiento cayó marcadamente durante el transcurso de turnos largos) en un estudio de más de 4 mil proveedores de salud en 35 hospitales de Estados Unidos encabezado por Hengchen Dai, de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania. El cumplimiento cayó del 42,6% al principio de un turno al 34,8% luego de 12 horas de trabajo. Cuando los trabajadores tienen más descanso entre turnos, respetan mejor las reglas.

 


Ver comentarios