Hacienda sigue mostrando mejores datos fiscales
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

A julio la relación entre los ingresos y gastos  del Gobierno siguen mostrando cifras de mejora, a pesar que todavía no se tiene una respuesta clara respecto al rumbo de una solución fiscal.

Mientras los ingresos mostraron una tasa de crecimiento del 10,5%, los gastos totales (gasto corriente y de capital) a julio experimentaron una desaceleración importante, al subir solo un 3,2%, en comparación con 8,5% a julio 2015.

Al cierre de julio, los ingresos tuvieron un comportamiento bastante favorable, pese a la caída del impuesto a las sociedades (del 82,8%), declarado inconstitucional desde enero del año pasado.

{l1}sanidad_fiscal_en_nuestros_suenos{/l1}

Dentro de este rubro destacan el impuesto a los ingresos y utilidades , con un incremento del 16,7%, en relación con igual mes del año anterior, y el impuesto general sobre las ventas, que muestra un aumento en su recaudación de 6,7% para este mismo periodo.

Con respecto a los gastos, destaca el comportamiento de los gastos corrientes, entre ellos las remuneraciones, que para el período en referencia se desaceleraron, al crecer solo 2,9% (6,7 puntos porcentuales menos que a julio pasado), lo que se explica, principalmente, por la política de congelamiento de plazas aplicada por esta Administración, y porque al no haber aumento de salarios, el total pagado por sus distintos componentes se redujo.

{l2}regla_fiscal_detendria_gasto_innecesario_del_gobierno{/l2}

El otro dato preocupante en la economía es el saldo de la deuda que a  julio de este año es de ¢13,4 billones y de seguirse postergando las decisiones para contar con nueva legislación que mejore la calidad del gasto y aumente los ingresos, para el 2017 la deuda del Gobierno Central llegará al 50% del PIB, según Hacienda.

“Si bien a julio el crecimiento de los ingresos por encima de los gastos evidencia la mayor diferencia favorable de los últimos siete años entre ambos rubros, así como el efecto de las políticas iniciadas en el 2014, los esfuerzos son insuficientes, porque parte del presupuesto se financia con deuda y persiste el déficit primario. Esta situación puede afectar la calificación de riesgo país, con todas las implicaciones que ello pudiera tener. Ante esta situación, el fortalecimiento de la Hacienda Pública se hace impostergable”, aseguró Helio Fallas, primer vicepresidente y ministro de Hacienda.


Ver comentarios