Enviar
Caída de recaudación y mayor gasto obligan al Gobierno a financiarse en el mercado local
Hacienda presiona intereses al alza

• Fuerte pago en marzo abrió déficit de ¢109 mil millones

Wilmer Murillo
[email protected]

Las necesidades de mayor financiamiento del Gobierno central estarían empezando a poner presiones en el mercado para elevar los tipos de interés.
Durante primer trimestre se puso en evidencia esa mayor necesidad de recursos, luego de que el Ministerio de Hacienda se vio obligado a pagar ¢75 mil millones en amortización e intereses de la deuda.
Sumado a una caída de los ingresos tributarios del 4,5%, la amortización de intereses provocó que se diera un déficit en el periodo de ¢110 mil millones.
Mientras tanto, en mayo la Tesorería se verá en la necesidad de amortizar otros $500 millones por vencimientos de deuda externa.
Todo lo anterior lleva a Hacienda a buscar recursos en el mercado, lo cual pone presión sobre las tasas de interés.
En marzo las cuentas del Gobierno concluyeron con un déficit, a diferencia del año pasado cuando el primer trimestre cerró con un superávit de ¢39.380 millones.
Al tomar en cuenta los ingresos y restarle los gastos —sin incluir los intereses de la deuda pública—, se produjo un superávit primario de ¢22 mil millones. No obstante, en marzo el fisco debió enfrentar un fuerte desembolso de vencimientos de bonos de la deuda.
Como si fuera poco, los gastos corrientes del Gobierno continuaron creciendo al galope. Estos se incrementaron un 21,5% en el periodo, motivado, principalmente por el aumento en las remuneraciones, debido al pago del salario escolar, un aumento salarial a funcionarios del Gobierno, así como el pago del percentil a los profesionales del Gobierno central y del Magisterio Nacional.
Además, los recursos destinados al pago de pensiones crecieron un 20%, lo mismo que los fondos para la educación superior (49%) y un aumento del rubro de otros gastos que engloba los programas prioritarios de la administración Arias.
A fin de enfrentar la situación actual, Hacienda prevé en primer término una reducción generalizada del gasto de un 20%, lo cual será objeto de revisión con cada una de las entidades públicas financiadas a través del presupuesto nacional.
En segundo término la Tesorería busca una autorización del Congreso para aumentar de un 20% a un 40% el endeudamiento en moneda extranjera.
Además, la Hacienda Pública está analizando la creación de un nuevo impuesto para apuntalar los ingresos.
Es un tributo muy puntual que se viene analizando desde meses atrás y tiene muchas posibilidades de salir adelante, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda, quien declinó dar más detalles.
Sin embargo, la principal esperanza del jerarca de Hacienda es que la Asamblea Legislativa apruebe cuanto antes una serie de créditos, por considerar que son fundamentales para estimular la inversión.



Ver comentarios