Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 11 Febrero, 2015

Las elecciones municipales y de alcaldes de 2016 son nacionales, en todo el país, simultáneamente


Pizarrón

Hacia elecciones de 2016 y 2018

Las elecciones nacionales de 2018 pasan por las municipales y de alcaldes de febrero de 2016, donde se pondrán a prueba los partidos políticos, tanto los de nivel nacional como los provinciales y cantonales.
Los partidos nacionales allí afinarán sus organizaciones y armazones electorales, corrigiendo errores de esa campaña y rectificando hacia 2018.
Los provinciales porque sus bases están en los cantones de cada provincia si quieren mantenerse con bríos y fortalezas, y para empezar a mostrar hacia el 2018 posibles candidatos a diputados, que sería su meta, pero también en posibilidad de concertar alianzas políticas que puedan materializarse en coaliciones electorales.
Los cantonales porque son su espacio natural. En este sentido se pondrán a prueba todos los partidos porque en cada cantón tendrán representación los nacionales, los provinciales respectivos y los cantonales específicos.
Hay que entender que las elecciones municipales y de alcaldes de 2016 son nacionales, en todo el país, simultáneamente, pero que se realizan específicamente en cada cantón, de manera que es como si ese mismo días se realizaran 81 procesos electorales en todo el territorio nacional, uno en cada cantón, con el número de partidos inscritos en cada cantón, lo que da 81 papeletas electorales y un número por ahora indeterminado de partidos, pero que a los efectos prácticos se puede proyectar así.
Los partidos nacionales que están representados en la Asamblea Legislativa actualmente son ocho, y uno provincial. Solo en este caso estos partidos se multiplicarán en cada cantón en 81 minipartidos cantonales, porque cada campaña electoral municipal tiene su especificidad, para un total de 872 partidos en la totalidad de las listas electorales, más los provinciales que también se multiplican en sus respectivas provincias y los específicamente cantonales.
El total de personas a elegir que se presentará en listas a los electores pasará probablemente de las 10 mil candidaturas, entre los miembros propietarios y suplentes de cada uno de los puestos a elegir, contando todas las alternativas partidarias.
De esta manera este año, a partir de ahora, todo este engranaje electoral empieza a moverse. El pasado fin de semana, por ejemplo, en el cantón de San Carlos, se empezaron a agitar las aguas en este sentido con la postulación de un primer candidato que aspira a la alcaldía de ese cantón. En el cantón central de la provincia de San José, desde hace días se especula que el candidato huidizo de la última campaña presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN) aspira de nuevo a considerar su lanzamiento para esta alcaldía.
Pero, las elecciones de 2016 tendrán de relevancia que se harán bajo un gobierno del Partido Acción Ciudadana. Las anteriores fueron hechas bajo gobiernos de la Unidad Social Cristiana y del PLN y eso les dio ventaja en el triunfo numérico de dichas alcaldías.
Así, por ejemplo, el PLN en las elecciones de 2002, sacó 27 alcaldías, en las de 2006 eligió 59 y en las de 2010 reeligió las 59, mientras el Partido Unidad Social Cristiana en 2002 eligió 48, en 2002 solo 12 y en 2010 bajó a 7.
El Partido Acción Ciudadana eligió en 2002 una, en 2006, 5 y en 2010, 8. Este es su principal reto para este partido, llegar a dominar la mayoría de las alcaldías, y para PLN mantener la mayoría. El Frente Amplio no ha electo ninguna y en febrero se convirtió en una fuerza electoral a prueba en 2016.


Vladimir de la Cruz