Enviar

En Limón hace falta un plan integral para atacar los problemas desde todos los flancos, al mismo tiempo que se sientan las bases para la recuperación de la economía y de la salud misma del tejido social

Hace falta un profundo cambio

La provincia de Limón, en nuestra costa del Caribe, podría dejar de ser la cenicienta desatendida y subvalorada que ha sido durante demasiados años.
Fuente de gran riqueza económica y cultural, Limón ha sufrido por décadas el abandono de diferentes administraciones que no diseñaron ni pusieron en marcha un plan para evitar que continuara el evidente deterioro de las condiciones en esa provincia.
Así lo destaca una publicación de este medio hoy, al mismo tiempo que anuncia que esa situación ahora podría variar de la mano de inversiones privadas en infraestructura que tienen la meta de hacer más eficiente el puerto, así como de crear miles de puestos de empleo.
Hoy la situación de Limón es muy difícil. La falta de empleo, la pobreza y todos los males que junto a esto se desencadenaron han sido el caldo de cultivo en el que germinaron con fuerza la drogadicción y el narcotráfico. Un flagelo que vino a sumarse a los otros para terminar de trastornar la vida de los limonenses.
Hoy las pandillas se disputan el negocio de las drogas y generan matanzas no solo entre ellas sino también entre la población inocente, convirtiendo a Limón en una de las zonas más violentas del país. Delincuentes extranjeros han encontrado ahí vía libre para sus acciones criminales.
Pero Limón tiene también algunas de las peores estadísticas del país en materia de pobreza, alfabetización y esperanza de vida y, como si esto fuera poco se ha visto carcomida por la corrupción que, desde el ejemplo de muchos jerarcas se filtró a otras esferas de la sociedad.
En medio de todo esto el Estado dejó hace mucho tiempo de hacer las inversiones necesarias y mantener al menos la salud y la educación en la provincia.
Ahora una luz de esperanza brilla sobre Limón, pero es tanto lo que se debe hacer que solo dará resultados si se desarrolla un plan integral para atacar los problemas desde todos los flancos, al mismo tiempo que se sientan las bases para la recuperación de la economía y de la salud misma del tejido social.

Ver comentarios