Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



GERENTE ACTUAL


Hábitos para lograr autodisciplina

| Jueves 09 octubre, 2014



Hábitos para lograr autodisciplina

Lograr objetivos a largo plazo en nuestra vida es sencillo si logramos los hábitos correctos

En muchas ocasiones escuchamos o hacemos comentarios del tipo “cómo me gustaría montar mi propia empresa” o “no hay forma de que baje de peso”. Detrás de estas intenciones observamos que las acciones no están para nada dirigidas a lograr estos sueños. El que quiere montar su negocio pasa sus fines de semana comprando cosas a golpe de tarjeta, una forma perfecta de quedarse atado al trabajo actual; y el que quiere bajar de peso pasa las horas frente al televisor.
Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Qué estoy haciendo para cambiar lo que no me gusta en mi vida? Si la respuesta es ‘nada’, es muy probable que nuestra autodisciplina ande un poco baja. Algo, por otra parte, bastante frecuente y a lo que hemos de prestar atención. La buena noticia es que se trata de algo reversible.
Como muchas otras habilidades, la autodisciplina es algo que podemos desarrollar para llegar a ser verdaderos expertos en el autocontrol. Tener la fuerza mental y la actitud para hacer las cosas que sabemos que deberíamos hacer, incluso cuando no nos sintamos con ganas de hacerlo es, en realidad, algo al alcance de todos. Puedes desarrollarlo como cualquier otra capacidad.
Existen infinidad de consejos, pero nos vamos a centrar solo en algunos que han demostrado su eficacia:

El porqué
¿Por qué quiero cambiar? Tiene que ser una razón suficientemente fuerte como para que cuando sintamos un momento de debilidad podamos realizar que vale la pena hacer el esfuerzo.

Una cosa a la vez
Poner el corazón en hacer lo que estamos haciendo, toda nuestra atención y los cinco sentidos. Es positivo comenzar a probar con cosas cotidianas: cómo nos lavamos los dientes, cómo respiramos o el sabor de la comida que consumimos. Hagamos un esfuerzo consciente por dedicar nuestra atención ininterrumpida a actividades por cortos periodos de tiempo. Probemos con rutinas propias del trabajo: escribir un mail, acabar una presentación u ordenar el escritorio. Acabar cosas por sencillas que parezcan nos motivará para lograr objetivos. Prometamos acabar con cosas pequeñas cada día.

Poner en duda nuestros razonamientos
“Me puedo comer este dulce porque he salido a correr” es el típico razonamiento que boicotea un día de progreso para bajar esos kilos de más. Seamos conscientes de este tipo de frases de autoengaño que generan una pérdida en el camino para lograr el objetivo.

Aplaudir los logros
Resulta vital valorar los pequeños y grandes logros. Mantener el escritorio ordenado, haber hecho esa llamada, tomar solo un trago, no fumar ese cigarrillo o haber cerrado ese trato son todas razones para sentirnos orgullosos y pensar “bien hecho”. Comuniquemos nuestros logros con orgullo, porque ese plan de negocio hoy terminado es el primer paso hacia nuestra propia empresa.

Disfrutar
Quizás hoy nos parezca imposible creer que levantarse una hora más temprano cada mañana para salir a correr nos hará sentir mejor. Disfrutemos del proceso, y procuremos pasarla bien. Los nuevos hábitos tienen que ser cosas agradables que nos hagan sentir bien de verdad. De lo contrario serán cambios que no quedarán en nuestra vida para siempre.

Alejandro Ulloa
Socio-director Cross&Grow
[email protected]