Guerra de referendos por salarios
“Hay gente que quiere seguir acumulando la riqueza sin repartirla, por eso es justa una consulta popular sobre el salario mínimo”, sostiene Albino Vargas, secretario general de ANEP. Gerson Vargas/La República
Enviar

Sindicatos proponen subir salario mínimo en un tercio

Guerra de referendos por salarios

• Oposición pretende consulta para recortar compensación de burócratas

Con fines distintos, sindicatos y partidos de oposición se enfrascan en un nuevo frente de batalla, al proponer cada uno un referendo para discutir el salario de los trabajadores públicos y privados.
Podría haber una consulta sobre los recortes en la compensación de los burócratas, tal como pretenden algunos partidos opositores.
Sin embargo, no queda claro si es legal la consulta, debido a una posible restricción constitucional, que prohíbe tocar temas presupuestarios en este tipo de consultas.
Mientras tanto, los sindicatos iniciarán la batalla este viernes, al solicitarle al Tribunal Supremo de Elecciones el permiso para recolectar unas 160 mil firmas y con eso proceder a un referendo que pretende aumentar el salario mínimo de unos ¢280 mil a ¢370 mil.
Una ventaja de los sindicatos al obtener las firmas necesarias es que la ley les faculta pedirlas en las instituciones públicas, en donde existe un amplio tráfico diario de personas afiliadas con ellos.
Otra sería la de contar con unos 350 miembros, varios de los cuales podrían apoyar la medida propuesta, posiblemente con el apoyo de sus familiares.
Ante este avance, que permitiría el referendo el año entrante, varios opositores, así como los gremios del sector privado, podrían pedirle al Tribunal Supremo de Elecciones otorgar otro referendo.
Sin embargo, el papel de los opositores es complicado, ya que el Tribunal Supremo de Elecciones tendría primero que definir si el cuestionamiento de la compensación del sector público es permitido, al tratarse de un tema meramente salarial o por ser un asunto fiscal.
Los temas fiscales no se pueden resolver mediante el referendo, de acuerdo con el artículo 105 de la Constitución.
De ser legítima la pregunta sobre la compensación del sector público, los opositores todavía enfrentarían el problema de no poder hacer otra consulta hasta agosto de 2018, dado que solo se puede hacer una consulta pública al año, con un mínimo de seis meses antes o después de una elección nacional.
Una opción sería la del referendo doble, que incluye la pregunta no solo sobre el salario mínimo sino también sobre la compensación de los empleados públicos.
En este momento, no es claro si el TSE puede otorgar un referendo que incluya las propuestas de más de un solicitante.
La decisión de los sindicatos de proponer una consulta popular sobre el salario mínimo se da en momentos en que existe ofensiva de partidos oposición al cuestionar la compensación en el sector público.
El presidente Solís, por su parte, ha propuesto la creación de una comisión especial, conformada por el Gobierno y diputados de oposición, que busque un acuerdo en torno al salario de los burócratas y las remuneraciones en el sector privado.

201509282103460.10.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios