Guerra a las barras
Las barras bravas son un cáncer en el fútbol nacional (foto con fines ilustrativos).Archivo/La República
Enviar

Guerra a las barras

Presidentes pretenden que no vayan a los estadios cuando su equipo es visitante

El Comité Director de la Unafut y el Consejo de Deportes han tomado acciones en busca de mermar la presencia de las barras bravas de Alajuelense y Saprissa en los estadios.
En primera instancia los personeros de la Unafut reunieron a los jerarcas de esos equipos, Raúl Pinto y Juan Carlos Rojas, en las instalaciones del Tennis Club, para analizar y tomar medidas correctivas.
A ese reunión estaba invitado Mario Zamora, ministro de Seguridad, quien se ausentó debido a que tenía otra conferencia de prensa, respecto a los actos violentos del jueves.
Osvaldo Pandolfo, presidente de la Unafut, comentó que esta reunión era para conocer las acciones tomadas por los clubes Alajuelense y Saprissa con relación al manejo de las barras.
Luego de dos horas de conversaciones hubo acuerdos de aplicación inmediata, entre los que destacan que ambos equipos les pedirán a sus barras que no asistan a otros estadios (de visita).
Los clubes asignarán los espacios que anteriormente daban a las barras visita a familias, niños y jóvenes.
A mediano y largo plazo se acordó dar seguimiento al Proyecto de Ley contra la Violencia y Racismo, elaborar un plan máster donde se involucren Gobierno, medios de comunicación, empresa privada, clubes de la Primera División y Unafut y conformar una comisión para dar seguimiento a la elaboración de dicho plan.
Por su parte, los miembros del Consejo de Deportes, con fundamento en la Ley 7800 Artículo 11, acordó hacer una respetuosa pero vehemente solicitud a la Federación Costarricense de Fútbol, para que en su calidad de órgano rector del balompié en Costa Rica, a la brevedad posible se extremen medidas a fin de erradicar el funcionamiento de las barras en las instalaciones deportivas del país, sin dejar de entender que los estadios son de derecho privado de los clubes y que por ello están en potestad de recibir a quien deseen.
Según el comunicado de prensa el tema fue llevado ante el seno del Consejo por William Corrales, ministro de Deportes, en razón de la serie de acontecimientos que desencadenaron con el bochornoso espectáculo el domingo 4 de noviembre pasado, con motivo del encuentro Alajuelense-Saprissa.
Para Corrales el comportamiento de las barras de los principales equipos de fútbol profesional del país es delictivo, toda vez que la conducta pasional de estas ha llevado al desarrollo de actos vandálicos que ponen en peligro la integridad física de las personas y el daño a los bienes públicos y privados.
Por lo anterior, el Consejo no dudó en acordar un vehemente llamado a las autoridades privadas del fútbol costarricense para que consideren preparar un documento de compromisos y resoluciones que detengan esta violencia.
Asimismo, solicita el Consejo que las personas identificadas en la comisión de estos ilícitos sean presentadas ante los Tribunales de Justicia para que respondan por su actuación.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios