Enviar
Elección presidencial se realiza el domingo
Guatemala se acerca a las urnas

El país es el que tiene más pobres y la economía más fuerte de Centroamérica

Guatemala
EFE

Pese a tener la economía más fuerte de Centroamérica, Guatemala no ha podido sacar de la pobreza a la mayoría de sus habitantes, que viven agobiados por la miseria, el hambre y la desnutrición que cada año se cobra la vida de miles de niños.
La economía guatemalteca ha evolucionado enormemente en los últimos años debido a la globalización y su Producto Interno Bruto (PIB), que es el más grande del istmo con $18.215 millones anuales.
Sin embargo, esta evolución económica que ha experimentado el país no ha tenido ningún impacto benéfico en la población, de unos 13 millones de habitantes, porque el 51% vive bajo la línea de la pobreza, según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) de 2006.
La Encovi, realizada por el estatal Instituto Nacional de Estadísticas (INE), también revela que el 15,2% está en la extrema pobreza.
De acuerdo con informes de organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la pobreza en Guatemala es la más alta de Centroamérica y también tiene las tasas más altas de desigualdad en América Latina y el Caribe.
Pese a que desde hace diez años Guatemala puso fin al conflicto armado interno que dejó unas 200 mil víctimas entre muertos y desaparecidos, las causas que originaron la guerra, como la mala distribución de la riqueza, se mantienen latentes.
Los indígenas y campesinos, que representan el 43% de la población total, son los más empobrecidos y olvidados del país, siguen reclamando tierras para subsistir, acceso a la salud, a la educación, a la vivienda y la infraestructura, pero sobre todo exigen un desarrollo rural integral que los saque de la miseria.
La pobreza es significativamente mayor en la población indígena, en donde alcanza el a 56,25% contra el 43,75% de los habitantes ladinos, según la Encovi 2006.
También se estima que dos tercios de los niños guatemaltecos (2,7 millones) viven en condiciones de pobreza debido a las mayores tasas de fecundidad, lo que hace suponer una menor esperanza de vida, que en la actualidad es de 66,5 años.
La mortalidad infantil es de 46 niños por cada mil nacidos vivos, mientras que el analfabetismo es del 20%.
Guatemala también ostenta el peor índice de desnutrición en la región y del mundo, pues se estima que el 49% de los niños sufren de desnutrición crónica, lo que demuestra que ocupa el peor puesto en materia de seguridad alimentaria en el área.
De los 332 municipios que tiene el país, 102 se estima que son los más pobres y tienen altos índices de desnutrición, mientras que dos millones de guatemaltecos carecen de los servicios básicos de salud.
La falta de un nivel educativo adecuado, aunado a las pocas fuentes de empleo y alternativas productivas, también lanza a miles de jóvenes al mercado laboral para ser víctimas de la explotación y parte de la denominada economía informal.
Un 37,88% de la Población Económicamente Activa (PEA), calculada en unos 4,1 millones de habitantes, está integrada por jóvenes de entre los 15 y 29 años de edad, pero se estima que el 52% de ellos están desempleados.
La Unión Europea se ha comprometido a ayudar a Guatemala a combatir la pobreza y lograr una sociedad más igualitaria, menos violenta y más incluyente, y destinará unos 135 millones de euros entre 2007 y 2012 para este propósito.
El candidato presidencial de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Álvaro Colom, favorito para ganar los comicios, asegura que la “mejor vacuna” para combatir la pobreza es la generación de empleos.
Por su parte, el general retirado Otto Pérez, candidato del Partido Patriota (PP), el segundo con mayor intención de voto, le apuesta a la inversión extranjeros y la competitividad.
Desde 1986 cuando Guatemala retornó a la democracia, los seis presidentes que se han estado en el poder han ofrecido sacar al país de la pobreza, pero la población se continúa muriendo de hambre.
Ver comentarios