Enviar

Es indispensable un plan que conduzca en forma ordenada y adecuada los cambios necesarios para la continuidad de las actividades productivas y económicas en Guanacaste

Guanacaste requiere planes

Al desplome que vive Guanacaste en materia de construcción turística, como nos informaba ayer este medio, hay que sumarle la sequía imperante a causa del cambio climático.
La primera significa paralización del sector, desempleo y todas sus consecuencias. La segunda, un problema que apenas se inicia y que puede tornarse grave porque los efectos del cambio climático se acentuarán en los meses del verano trayendo sequía y pérdida de la capacidad de producción agropecuaria de la región.
El desplome en la construcción para atención al turismo y con este la caída también de pequeñas empresas derivadas del encadenamiento para servicios al sector, demuestran la urgente necesidad de diseñar y llevar a cabo una reconversión en Guanacaste, tal como lo decíamos en nuestro editorial del 15 de este mes.
Pero otros serios problemas afectan a esta provincia típicamente ganadera también. Y estos no deben confundirse con la crisis económica porque se derivan del cambio climático.
La sequía que está poniendo en peligro ya los hatos ganaderos era una situación esperada, previsible. No obstante, no se tomaron medidas gubernamentales aún para enfrentarla.
Los ganaderos intentan en forma individual planes de contingencia. Pero los más pequeños no tendrán recursos para hacerlo y las reses pueden comenzar a morir por falta de agua y alimento. Una amenaza que trae aparejada otras: la mortandad de los animales y sus peligros para la salud humana y la escasez de carne disponible para los costarricenses.
Es obvio que Guanacaste requiere atención y acciones por parte de la administración. Todas las instancias eventualmente involucradas en un posible plan de reconversión para la zona deberían estar en acción ya.
Actividad turística sostenible, otras alternativas viables y planes para apoyar formas de enfrentar la sequía, son aspectos que no pueden desarrollarse en forma caótica. Es indispensable un plan que conduzca en forma ordenada y adecuada los cambios que se consideren necesarios para la continuidad de las actividades productivas y económicas de la provincia.
Ver comentarios