Enviar
Martes 16 Marzo, 2010

Grupos de presión y Oscar Arias

El regreso de Oscar Arias a la palestra política para su segundo mandato fue necesario, porque Costa Rica vivía un ambiente generalizado de falta de confianza en los partidos políticos incluido el PLN y la clase política, agravado por denuncias de corrupción política en la que están involucrados tres ex presidentes y otros destacados dirigentes.
No obstante, el país buscaba un guía para enderezar su rumbo, y la postulación de don Oscar fue oportuna, a pesar de estar teñida por una serie de inconveniencias debido a que el artículo 132 de la Constitución Política expresa claramente la prohibición de la reelección, que después de varias consultas sobre la viabilidad de reformar la Constitución de 1969, finalmente fue avalado y aceptado por la Sala Constitucional.


El fallo generó el rechazo de diversos sectores del país, los cuales alegan que, por tratarse de una reforma a la Constitución, esta debió haber sido estudiada y aprobada por el Congreso y no por la Sala.
A pesar de toda la insatisfacción que generó en algunos sectores el retorno de don Oscar Arias a la política, este hombre cumplió con lo prometido, de que aprobaría el TLC si llegaba a la Presidencia de la República.
El camino hacia la aprobación del Tratado de Libre Comercio supuso todo un calvario, donde se constituyeron muchos frentes para frenarlo, teniendo el país que recurrir a una consulta popular mediante un referendo para decidir si se firmaba o no, con la consecuente división del país en dos bloques los del Sí y los del No.
Según los analistas políticos, la aprobación del TLC marca el ingreso de Costa Rica al gran mercado norteamericano como también a otros más pequeños que implican intercambio comercial y nos ofrecen la oportunidad de aumentar y diversificar la producción nacional.
El cuatrienio de 2006-2010 será recordado como el periodo en que Costa Rica como pueblo decidió quedar dentro del contexto de la economía global, en donde solo un político con las habilidades de don Oscar Arias pudo contrarrestar los movimientos sociales y sindicales mediante la cordura y el discernimiento.
Seguidamente a ese agridulce capítulo, explota la crisis mundial que se originó en Estados Unidos, y que empezó a extenderse a otras regiones del mundo, obligando a los gobiernos a tomar decisiones para impedir los cierres y despidos, dando paso en Costa Rica al Plan Escudo para mitigar los efectos mencionados y proporcionar liquidez al sistema bancario.
Finalmente, algunos objetivos económicos y sociales de mucha relevancia, planteados por el gobierno de don Oscar no se cumplieron.
No obstante, la buena labor gubernamental comandada por el presidente Arias y su equipo ha sido premiada por el pueblo de Costa Rica, que le entrega el poder por cuatro años más, renovando la esperanza y la confianza en estos líderes.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos el Río Pacuare