Enviar
Consorcio guatemalteco amplía participación en el negocio ferretero luego de comprar Abonos Agro en 2007
Grupo Progreso compró operaciones de El Lagar

• Firma aumentó en más de un 50% participación accionaria en la cadena de tiendas al detalle de artículos de ferretería
• Planes contemplan la expansión del formato a mediano plazo

Karen Retana
[email protected]

El Grupo Progreso de Guatemala tomó las riendas de las operaciones de la cadena de ferreterías El Lagar.
La firma chapina, que controlaba un 50% de las acciones de la compañía costarricense, finiquitó recientemente un incremento en su participación.
El porcentaje adquirido no fue dado a conocer por el grupo debido a un acuerdo de confidencialidad finiquitado con los antiguos propietarios de El Lagar.
La transacción se suma a la realizada en octubre pasado, cuando el consorcio compró al Grupo Pujol Martí el 100% de las operaciones de Abonos Agro, dedicada a la distribución y comercialización de materiales para la construcción y ferretería.
“El aumento de la participación accionaria en El Lagar es un paso más hacia adelante en una estructura que Grupo Progreso ha construido en los últimos años, en la que se incluye la adquisición de Abonos Agro el pasado mes de octubre, y que permite reafirmar la voluntad de fortalecer la continuidad y la relación de largo plazo con colaboradores, socios, clientes, y proveedores”, señaló Carlos Esquivel, máximo ejecutivo de Grupo Progreso en el país.
Las negociaciones con El Lagar se iniciaron una vez que finiquitaron la transacción de Abonos Agro, afirmó el ejecutivo.
El dominio de Grupo Progreso sobre El Lagar se traduce en un cambio de mando, debido a que Ricardo Mora, accionista de la compañía y quien lideró las operaciones de la cadena por más de 40 años, asumirá ahora la gerencia de la División de Detalle de este grupo.
La transacción traerá a la cadena costarricense un fortalecimiento de su negocio ya que podrá confirmar su visión de servicio al cliente, sostuvo Esquivel.
“El Lagar continuará con su misma gestión de empresa orientada al cliente final. No habrá variantes en el nombre ni en la apariencia de los locales”, comentó el ejecutivo.
La transacción tiene como objetivo aprovechar las sinergias de ambas compañías en el plano administrativo y operativo a fin de mejorar la gestión.
Grupo Progreso prepara a mediano plazo una expansión del formato, con lo cual se podrían abrir nuevas oportunidades laborales. Sin embargo, las ubicaciones y la forma en que lo realizarán se encuentra en evaluación.

También existe la posibilidad de que los locales ofrezcan nuevos tipos de productos para el consumidor.
El principal aliciente que motivó la entrada de Grupo Progreso al mercado
costarricense fue el dinamismo que experimenta el sector construcción, reconoció Esquivel.
Por el momento, el consorcio guatemalteco inicia un proceso de integración de las operaciones de Abonos Agro y El Lagar.
Grupo Progreso está compuesto por dos divisiones, una de materiales para la construcción de la cual su principal empresa es Cementos Progreso, con 100 años de trayectoria y el más importante productor en el mercado chapín.
La otra es la de Inversiones y Nuevos Negocios donde la subsidiaria principal pasa a ser Abonos Agro.
Ver comentarios