Enviar
APM Terminals, único oferente en la concesión de muelle para contenedores de Moín, destinará $949 millones
Grupo holandés aspira a realizar histórica inversión
Puerto mediría 1,5 kilómetros y tendría cinco puestos de atraque para buques

Un grupo holandés aspira a realizar la más alta inversión en infraestructura que haya hecho el país hasta ahora.
Consiste en APM Terminals, compañía que ofreció aportar $949 millones para construir un muelle especializado en la atención de contenedores en Moín, Limón.
Esta compañía, parte del grupo Moller Maersk, fue la única que participó en el concurso de concesión que promueve dotar al Caribe de un megapuerto de al norte de las instalaciones actuales de Moín.
También construirá un gran rompeolas y un calado de 16 metros que permitirá el ingreso de barcos panamax y postpanamax, explicó Paul Gallie, director de inversiones y proyectos de terminales en Centro y Sur América.
Los primeros barcos tienen las dimensiones para atravesar el Canal de Panamá actualmente, los otros son para buques que podrán transitar por el Canal una vez que termine su ampliación.
La construcción del nuevo muelle se dividió en tres fases; en la inicial se invertirán $600 millones en un puerto de 600 metros, con dos puestos de atraque, así como el dragado en el canal de acceso, dijo Gallie.
Además se levantarán los edificios administrativos, el área de mantenimiento y capacitación de empleados sobre el manejo de las nuevas grúas, entre otros.
Toda la estructura que se edifique se hará sobre el mar, lo que la convertiría en una isla artificial de 40 hectáreas en la primera etapa y una vez concluido el proyecto tendría una superficie de 79 hectáreas.
En la segunda fase se construirán otros 900 metros de muelle con tres puestos más de atraque y se llevará el rompeolas a 2,2 kilómetros.
“El tamaño de la terminal se basa en proyecciones de crecimiento (según exportaciones e importaciones), además ese es el tamaño de puerto que el país necesita no solo por los 33 años de concesión sino para los próximos 100”, comentó Gallie.
La última fase deberá estar lista cuando se alcance un nivel de tráfico anual de 2,5 millones de TEU (contenedores de 20 pies).
Actualmente por Moín transitan más de 900 mil TEU por año y APM espera que cuando empiece a operar la terminal, en 2015, el tráfico sea de 1,2 millones de TEU.
Para cuando el proyecto esté completamente terminado tendría una capacidad para 3,2 millones de TEU al año, detalló el directivo de la compañía.
Entre los beneficios que aportaría la inversión destaca el de mejorar la competitividad portuaria nacional, hoy el país se sitúa en el puesto 132 de 139 evaluados recientemente por el Foro Económico Mundial.
Además el tiempo de espera de los barcos, que ronda las 16 horas, se reduciría a la mitad. Otra bondad es que abriría 450 puestos de trabajo en la primera fase y hasta 1.000 cuando esté concluido, aseguró Gallie.
La empresa espera que el Gobierno dé el visto bueno al proyecto a finales de año o principios de 2011. La construcción comenzaría en 2012, luego de obtener los permisos ambientales.

Angélica Zamora
azamora@larepublica.net
Ver comentarios