Grupo argentino incumple con pago de YPF
Enviar
Grupo argentino incumple con pago de YPF

El grupo argentino Petersen ha incumplido el pago de una cuota de la millonaria deuda contraída con un grupo de bancos en la operación por la que compró el 25,46 % de las acciones de la petrolera YPF, según dijeron fuentes financieras citadas ayer por la prensa bonaerense.
Agregaron que entró en mora una cuota de unos $400 millones y los bancos avisaron al Grupo Petersen que quedaron en situación de cese de pagos los créditos concedidos para ingresar como socio de YPF, que acaba de ser expropiada a la española Repsol.

Los bancos están por ello en condiciones de poder quedarse con los títulos de la petrolera argentina en manos del moroso, en momentos en que el valor bursátil de la compañía se ha desplomado como consecuencia de la expropiación, agregaron.
Pero matizaron que Petersen ha pedido a sus acreedores que le den un mayor plazo de pago a la espera de que se encarrile la situación de YPF.
Consultados por Efe, portavoces del Grupo Petersen, propiedad de la familia Eskenazi, no han confirmado ni desmentido esta información.
La expropiación de YPF, vigente desde el 4 de mayo pasado, puso fin a un acuerdo empresarial por el cual el grupo argentino recurría al reparto de dividendos de la petrolera para cancelar las deudas contraídas al ingresar como socio.
En 2008, los bancos Credit Suisse, Goldman Sachs, BNP Paribas y Banco Itaú Europa dieron un préstamo por unos $1.018 millones al Grupo Petersen para comprar el 14,09% de acciones de YPF a Repsol, que a su vez le prestó otros $1.015 millones, según las fuentes financieras.
El año pasado, al ampliar su participación al 25,46%, Petersen recibió un crédito por unos $670 millones de parte de los bancos Itaú, Standard Bank, Credit Suisse y Citi, y otro préstamo por una suma similar de manos de Repsol, agregaron.
Tras la expropiación, las acciones de YPF se reparten entre el Estado argentino (26,03%), el Grupo Petersen (25,46%), las provincias petroleras (24,99 %), Repsol (6,43%) y el 17 por ciento que se cotiza en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, impulsó la expropiación después de que Repsol fuera repetidamente acusada de no haber hecho las inversiones necesarias para aumentar la producción de hidrocarburos, extremo tajantemente negado por la firma española, que ha demandado al Estado argentino en tribunales de Nueva York.
Entre otras acciones, la petrolera española respondió con una campaña publicitaria en la que negó los cargos y sostuvo que la política de reparto de dividendos había sido avalada por el Gobierno argentino.
Repsol, a la que le fue expropiado el 51% del capital que tenía en YPF, informó este lunes de que ha enviado una carta a Fernández en la que declara una controversia en el proceso de expropiación, con lo que dio el primer paso para llevar el caso a un arbitraje internacional.
El Gobierno argentino no ha hecho ningún comentario al respecto.
YPF, bajo intervención gubernamental y operada provisionalmente por el ingeniero Miguel Galuccio, experto en el sector petrolífero, avisó el miércoles a la Comisión de Valores de Nueva York (SEC, en inglés) de que el mes próximo designará a un Comité de Auditoría.

Buenos Aires/EFE

Ver comentarios