Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOG


Grim Fandango: El final y resurgir de una era…

Pablo Vargas | Jueves 19 abril, 2018


Antes de los imponentes gráficos desconcertantes que quitan el aliento, de las discusiones extremas entorno a los 1080p y el 4K, el crecimiento inconmensurable de la industria y las franquicias anuales que no son más que una calca de su versión anterior. Antes de la potencia por encima de la conexión con los jugadores, las buenas historias que siguen frescas en la memoria a pesar del paso del tiempo, antes de la batalla de las consolas en la next-gen, existió una era que marcó la vida de toda una generación de jugadores que se encontraban lejos de la despiadada batalla de consolas que se libraba Nintendo y Sega a principios de los 90’s.

La carta de la pequeña Sally es la esencia de Lucas Arts

Títulos como The Secret of Monkey Island, Indiana Jones: Fate of Atlantins, King Quest, Day of the Tentacle y Gabriel Knight, marcaron esa gran Era. Sí. ‘Era’ con letras mayúsculas para describir una época dorada que logró consagrar a través del Point&Click -un género especializado en brindarle a los jugadores(as) aventuras gráficas cargadas de personajes carismáticos, historias inolvidables y puzles de una dificultad endemoniada que te hacían llorar por su complejidad-, y hacerse un espacio de honor en la crítica y el corazón de los jugadores(as), ocupando su merecido lugar en el Olimpo de las más grandes obras maestras y máximo exponentes del noveno arte que se han creado hasta la fecha.

Grim Fandango no solo formó parte de esa brillante era dorada de la aventura gráfica. Fue uno de sus más dignos representantes, convirtiendo al último gran hit de Lucas Arts, en un título aclamado por la crítica especializada, y en uno de principales juegos de culto de los jugadores de esa generación, colocándose siempre entre los primeros lugares de su género y encabezando -a pesar de sus más de quince años de existencia en sla espalda-, las principales listas de recuentos entorno los mejores juegos de la historia. Y su remasterización lanzada para PlayStation 4 y PC no hace más que reafirmar su legado, uno que recordamos a casi 20 años de su mágico lanzamiento.

La búsqueda del noveno tiquete...

Protagonizada por el Manny Calavera, un mensajero de la muerte que mezclaba mediocremente su trabajo con el de una agencia de viajes en el inframundo azteca, la historia nos presentaba las desventuras de Manuel Calavera en su incansable búsqueda del tiquete al Noveno Infierno, el lugar de descanso eterno para los Grimreaper, y que tras una serie de retribuciones post-mórtem que le son negadas para ganar su pase al otro mundo, comienza una investigación que le llevará a descubrir una compleja red de corrupción, mentiras y crímenes que consume el mundo de Rubacava.

Una historia en el papel sencilla que se va convirtiendo en una aventura de más de cuatro años alrededor de una mezcla pintoresca de personajes, hermosos gráficos, una magistral banda sonora y una historia cargada de referencias, filosóficas sobre la vida y la muerte. ¿Sus principales armas? Un guion de película, una historia de engaños y corrupción poco ortodoxa mezclado con novela policíaca donde el humor y la investigación se unen para dar rienda suelta a la locura, fueron la clave para hacer de este juego un clásico inmortal.

La llegada del motor GrimE fue el parte aguas en la industria, siendo la producción de Shafer aclamada de forma unánime por la crítica y los jugadores, citándola como una verdadera obra maestra del género -término mancillado que se otorga con facilidad a cualquier producción en la actualidad-, no obstante diversos factores externos a la producción desembocaron en que el estudio diera la espalda a Grim Fandango impidiendo su continuación, una situación que no impidió su lugar en la historia y en el corazón de los fans.

¿Pero cuánto ha cambiado el juego en 16 años? Para alivio de los amantes de la entrega original, el juego en argumento, humor y personajes no ha perdido ni una pizca de su encanto y conserva cada una de las características que le han convertido en una obra de culto. Desde el aspecto de 4:3 que mantenía el original, hasta el sistema de guardado que sigue siendo manual. Todo se conserva de buena manera, dando espacio incluso a que podamos cambiar de la versión de antaño a la next-gen tocando un solo botón, de la misma forma en que Lucas Arts lo hizo con el remastered de Monkey Island, lo cual realmente se agradece al permitirnos regresar en el tiempo y recordar como el bueno de Manny lucía a finales de los 90’s.

Los agregados de su versión depurada presentan un control adaptado a los tiempos que corren, -basado en un mod desarrollado originalmente por un usuario en los blogs de Lucas Arts-, que permitiendo que el control y los movimientos de Manny sean más fluidos, quitando de encima el único defecto que tenía el juego en su versión original. También ha sido depurada su banda sonora, que fue grabada por completo por la Orquesta Sinfónica de Melbourne, los cuales se completan con una galería de arte y un modo con comentarios del propio Tim Schafer, quien va detallando curiosidades sobre el desarrollo de ciertas escenas o localizaciones que encantará a los integrantes vieja escuela del género.

El resurgir de un género...

Veinte años después, la carta de la pequeña "Sally" refleja el sentimiento de cada uno de sus esos fans que a pesar del paso del tiempo no han podido dejar ir un género que a pesar de dos décadas de oscurantismo empieza a resurgir -gracias a títulos como Life is Strange, Timbleweed Park, Heavy Rain, o Goodbye Deponia-, manteniendo viva la llamada en la presente generación y permitiendo el regreso de joyas como Grim Fandango que podría convertir a la next-gen en la plataforma perfecta para vivir una segunda edad de oro en la aventura gráfica, trayendo de vuelta obras inmortales como Maniac Mansion o The Dig que tantas alegrías nos regalaron durante más de una década y que hoy resisten a morir en el olvido, por lo que no queda más que agradecer a Double Fine por respetar de forma inconmensurable el legado de una obra maestra como Grim Fandango y gritar al viento: ¡Viva la Revolución!

Calificación final: 10/10 | Una sublime obra maestra